Análisis: Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Foto

La rivalidad entre Mario y Sonic es algo ya mítico en los videojuegos, y esto se acentúa más es un título donde la competición es la esencia de todo. Sin embargo éste más que acentuar logra desesperar a pesar de tener muchísimo contenido muy variado y desbloqueable.

Los futuros JJ.OO. de Londres del año que viene son carne de cañón para la industria de los videojuegos. El deporte siempre tiene un lugar destacado en las videoconsolas, y Mario y Sonic no iban a perdérselo.

Podríamos resumir en tres los principales atractivos iniciales de un juego como este: 1. Tener un buen montón de personajes distintos jugables, cada uno con sus sus habilidades. 2. Tener un buen montón de competiciones distintas para poder sacarles provecho. 3. Poder hacerlo en modo competitivo y cooperativo tanto online como offline para disfrutar y competir con nuestros familiares y amigos.

La verdad es que la 1 y la 2 se cumplen sin problema ya que hay variedad más que de sobra: Mario, Luigi, Daisy, Yoshi, Bowser, Donkey Kong, Wario, Sonic…, y del lado de las competiciones hay atletismo, natación, ping-pong, hípica, salto de longitud, lanzamiento de martillo, disco o jabalina, tiro, esgrima… muchas de ellas tienen opción para cooperativo y multijugador competitivo así como disfrute en solitario, siendo ésta la menos recomendable por motivos obvios.Hay dos modalidades de juego: “Partida rápida“, donde jugaremos las distintas pruebas para obtener los mejores resultados posibles, y “Londres para Todos“, donde el multijugador encuentra su lugar más amplio y se mezclan las competiciones con multitud de minijuegos que añaden variedad. Hay un tipo de pruebas llamadas “Pruebas Fantasía” que ignoran las bases reales de las competiciones buscando pasar un rato menos “serio” y más fantástico ya que llevan los eventos olímpicos a los mundos de Sonic y Mario.El “Modo bonificación” nos sirve para desbloquear contenidos extra a base de usar los premios que hemos ido logrando jugando a las competiciones, y en “Récords” podemos consultar nuestros logros.

Antes de cada competición se nos explica cómo se maneja el mando y nos dan algunos consejos para lograr mejores calificaciones.

Llegamos al punto 3, que es donde encontramos el mayor fallo: sí, disfrutar offline es fantástico, pero, ¿y el online? SEGA deja de lado a todos aquellos que gustan de disfrutar con otras personas por internet y obligan a que esté la gente siempre junta delante de la tv. Esto refuerza la idea de grupo pero obvia que también se pueden formar por personas que no estén cerca unas de otras.

Pero lo peor de todo es el control: no responde bien. No es difícil pulsar la “B“, sino hacerlo en el momento adecuado, bastante caprichoso por parte del título. No es difícil saltar con el caballo un obstáculo, sino hacerlo bien dado el casi nulo margen de tolerancia que tiene el juego. Si a eso sumamos que a la vez hay factores que nos dificultad la partida como, por ejemplo, estar pensando en un salto especial previo al salto normal para poder llegar más lejos, todo esto hace que sea un lío y al final sólo queramos saltar y clasificarnos.

La respuesta es lenta (habría ayudado el uso del Wii Motion Plus) y tardía, y en algunos juegos casi inexistente. Obviamente es un factor que juega muy en contra de un título donde la exactitud hace que perdamos las medallas, y por tanto nuestro progreso sea mucho más lento.

Si el control es malo, el resto de los apartados técnicos tampoco brillan: los gráficos son extremadamente sencillos (a excepción del vídeo de introducción, pero no realizado con el motor del juego) y apenas rozan las capacidades de la Wii. Cumplen con lo mínimo pero no destacan en nada. Las músicas son más adecuadas y hay melodías reconocibles, aunque pecan de repetitivas, y la voz del narrador está en español pero se limita a palabras que describen nuestras elecciones: “Fútbol“, “un jugador“, “Sonic“, etc., porque cuando elegimos a un personaje éste hablará en inglés o italiano (Mario por ejemplo). El resto de indicaciones nos llegan por textos, por fortuna todos en español.

En todo caso otro apartado destacado es el “Londres para Todos“, con mucho contenido desbloqueable y la posibilidad de ver un Londres recreado en miniatura y con cierta gracia y donde tendrán lugar varios minijuegos que nos harán posible ganar una especie de pegatinas que luego podremos pegar en un álbum. Debemos ser los primeros en lograr llenar dicho álbum, por cierto personalizable en su tamaño: cuento más tiempo queramos invertir en él más grande podremos hacerlo.

En suma, Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 prometía mucha diversión y sin duda bastante tiene. El enorme contenido desbloqueable y la variedad de competiciones junto con el último modo mencionado hace que sí sea divertido un rato, pero la torpe ejecución técnica y el horrible control animará a cambiar de juego a más de uno. Podría decirse que es un título pensado para los más pequeños gracias a que no tiene nada inadecuado, pero el público infantil también querrá poder manejar sin problemas lo que vea y no lo conseguirá. Como entretenimiento multijugador para un rato es acertado, pero si buscamos una buena apuesta que además enfrente a dos sagas icónicas como Mario y Sonic, es mejor salir a buscar otras opciones.

Datos:

Plataformas: Wii, 3DS.
Plataforma analizada: Wii.
Género: Deportes
Desarrolladora: SEGA.
Distribuidora: SEGA.
PEGI: 3
Precio: 54,95 €.
Web: http://www.olympicvideogames.com/mario-and-sonic-london-2012/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *