Análisis de Mario Party 9

Los títulos basados en minijuegos a su vez basados en mundos de Mario Bros. siguen aumentando. Este Mario Party 9 incluye decenas de retos muy divertidos siempre que se juegue en compañía.

Si hay alguien a estas alturas que tenga dudas sobre la plataforma favorita para los juegos basados en el multijugador offline, puede ser debido a dos motivos: porque sea un completo ajeno al mundo de los videojuegos o porque haya estado viviendo en un universo paralelo al nuestro. Bromas aparte, la Wii sigue recibiendo juegos basados en minijuegos, y eso hace que el cooperativo y el competitivo con personas reales sea algo básico.

Este Mario Party 9 tiene una trama que, como era de esperar, supone una mera excusa para ese multijugador: mientras la pandilla de Mario mira las estrellas en una cálida y despejada noche, el malvado Bowser las ha robado. Por ello el grupo de amigos se propone recuperarlas, para lo que tendrá que superar varios tableros llenos de minijuegos, bonificaciones y penalizaciones.

En este modo, el principal, jugaremos un máximo de cuatro amigos a la vez. Tras elegir a nuestro personaje favorito recorreremos el tablero en un coche todos juntos. Los dados virtuales decidirán cuántas casillas avanzamos y Bowser qué sorpresas nos esperarán en cada una.

Lo cierto es que dado el elevado número de ítems posibles, la variedad de pruebas y las eventos inesperados que nos surgirán, el tablero resulta ser un emocionante modo con horas de diversión. Y dado que hay varios, las horas se multiplican exponencialmente.

Ahora bien, es posible que no queramos tener que pasar por el tablero para poder disfrutar a los minijuegos. En ese caso podremos acceder a otros modos que permiten eso mismo. Es una diversión más directa.

Incluso si, por la razón que sea, preferimos jugar solos (no recomendable pero sí posible), el modo Individual nos proporciona otras tantas pruebas para jugar sin nadie más.

Técnicamente no destaca en nada pero tampoco suspende. Las animaciones son decentes, los entornos coloridos y llenos de imaginación, la música ameniza la partida y los textos están en perfecto castellano.

Las bondades de este juego se concentran en que las instrucciones son siempre sencillas, las pruebas son muy ingeniosas y la competitividad se eleva mucho si jugamos cuatro a la vez.

Por desgracia, hay dos puntos muy negativos que hacen gran mella. Por una parte, en el modo principal de tablero no se puede guardar la partida. Si comenzamos una y avanzamos hasta cualquier punto, si salimos del juego perderemos todos los avances. Esto es totalmente inexplicable y absurdo a estas alturas de la vida. ¿Tanto costaba poner en el menú una opción de “guardar”?

En el otro lado, no hay opción para jugar online, otro fallo inexplicable. Puede que no siempre tengamos gente a nuestro lado para echar una partida pero sí estén en su casa y tengan conexión a Internet. No podremos jugar con ellos.

A pesar de estos dos errores no podemos negar que Mario Party 9 se disfruta mucho, es fácil de manejar, tiene retos realmente interesantes y da horas y horas de diversión si se juega a todo lo que incluye, tableros y modos secundarios. Es perfecto para tardes en las que tengamos tiempo de sobra y quedemos a jugar con nuestros amigos y familiares. Eso sí, dado el tono con el que está hecho, está pensado para los más pequeños y los jóvenes hasta unos 16 años.

Datos

Nombre: Mario Party 9
Desarrolladora: ND Cube
Distribuidora: Nintendo.
Plataforma: Wii
PEGI: 3
Género: minijuegos
Idioma: totalmente en castellano.
Web: http://www.nintendo.es/NOE/es_ES/games/wii/mario_party_9_47293.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *