Análisis de Resident Evil: Operation Raccoon City

Lo prometido lo cumplimos: a continuación tenéis la crítica del nuevo Resident Evil: Operation Raccoon City, un título distinto a los vistos hasta ahora en la saga ya que apuesta por un multijugador al completo y deja la trama casi de lado. ¿El cambio de rumbo le sienta bien a esta saga? Tras el salto lo sabréis. Asumiendo que conocéis la saga (es como hablar de cine y no conocer Parque Jurásico), recordemos que Resident Evil se ha caracterizado casi siempre por su modo de juego en solitario: allá te las veas contra hordas de zombis/infectados y todo tipo de criaturas horrendas y violentas. Su historia la verdad es que es lo de menos y además es típica: Umbrella mala, nosotros (en teoría) buenos. La corporación sigue haciendo de las suyas con el T-virus y quiere recuperarlo.

Lo curioso de este juego es que esta vez vamos a ser los malos encarnando a un grupo llamado “Los Lobos, compuesto por seis soldados de la U.S.S. (Servicios de Seguridad de Umbrella) que deben hacerle el trabajo sucio a la compañía del paraguas rojo y blanco. Nosotros, como es de suponer, podremos elegir ser uno de esos soldados. No esperéis personajes del calado de Metal Gear Solid 3 porque no es el caso: aquí no hay historias personales ni conflictos entre ellos, sólo habilidades propias de cada uno que nos servirán en plena acción para matar mejor, curar, revivir, etc.

La trama invita a revivir lo ocurrido en RE 2 y 3, incluso reescribir un poco la historia y arrojar luz sobre hechos hasta ahora inexplicados, pero ninguna revelación nos va a dejar con la boca abierta. Aquí lo que prima es jugar en cooperativo con nuestros amigos (luego explicaré por qué ni hablo de la IA), haciendo frente a los bichos que nos van a venir de frente e ir comprando habilidades.

Sobre éstas sí que debemos pararnos unos momentos ya que son importantes: cada personaje puede tener a la vez hasta dos activas y tres pasivas. Las activas requieren de activación por parte del jugador (invisibilidad, rapidez…) y duran un periodo de tiempo hasta que se agotan y necesitan recargarse; las pasivas están siempre activas y son del tipo mejor armadura, recarga rápida, etc.; para poder activarlas debemos desbloquearlas, y para ello hemos de lograr puntos de experiencia, los cuales se consiguen superando niveles muriendo poco, matando mucho y encontrando ciertos ítems por los escenarios (los cuales también desbloquean una curiosa galería de imágenes).

Lo mismo pasa con las armas: comenzamos con las básicas y podremos ir comprando otras más devastadoras que nos facilitarán mucho la vida, aunque no todas son igual de efectivas: la escopeta es perfecta para la corta distancia pero en la larga el disparo apenas da en el objetivo. La ametralladora es muy buena para la media distancia pero su tiempo de recarga puede ser un incordio. Hay una muy buena variedad de arsenal para hacer morder el suelo a los bichos que iremos viendo.

Las partidas que empecemos siempre podrán ser públicas y privadas. En las públicas puede entrar cualquier usuario que nos encuentre y meterse en ella, mientras que en las privadas sólo podrán entrar los amigos que nosotros queramos. De igual forma podemos pedir a la máquina que nos encuentre partidas ya comenzadas y en las que podamos entrar, incluso podemos rejugar misiones ya terminadas para superar nuestras propias marcas.

Sobre los zombis hay que destacar dos cosas muy buenas: la amplia variedad de engendros que hay, todos vistos antes en la saga y que traerán muy buenos recuerdos, y la posibilidad de ser infectados por varios de ellos y que harán imprescindible que o encontremos sprays de desinfección (no hay muchos y conviene buscarlos porque son útiles) o que un personaje nos desinfecte si tiene uno.

Volviendo al tema del juego en compañía, dije que no quería hablar de la IA, y es cierto: es imposible hablar de lo que no hay. Es una pena pero Slant Six Games ha programado unos compañeros virtuales realmente inútiles. Es casi gracioso ver cómo mueren por comportamientos absurdos como ir de frente hacia una bomba y no pararse a desactivarla o sencillamente detenerse delante de ella. Otros no dispararán al estar delante de enemigos y esperarán tranquilamente a ser mordidos y acabar muertos. En ese caso nos tocará resucitarles y perder así un tiempo precioso de no disparar a otros enemigos. Es por ello que, más que nunca, recomendamos encarecidamente jugar en compañía de amigos.

Y aquí viene un punto en contra muy grande: es otra pena ver que tampoco han querido programar un modo offline a pantalla partida. En los tiempos que corren es absurdo eliminar uno de los modos en juegos que lo piden a gritos (cosa que comentamos en la tertulia que podéis escuchar aquí). Así que si no tenemos conexión a Internet podemos ir olvidándonos de jugar a este título, a menos que no nos importe compartir partida con la “IA”. Al menos no ha incluido el maldito tristemente famoso Pass Code para poder jugar online, un detallazo hoy en día.

A nivel técnico está bien hecho y, sin destacar en nada, cumple. Todo se ve sin problemas y el framerate es muy estable. Las texturas son adecuadas y los personajes se ven bien diseñados. Sí hay que reconocer que ante momentos de mucha carga gráfica con disparos, fuego, explosiones y montones de enemigos la imagen se mantiene sin pestañear.

El sonido está a la par: aprueba. Las músicas son un poco sosas pero acompañan y los efectos de sonido no desentonan aunque tampoco destacan. Eso sí, hay que reconocer a Capcom su esfuerzo y buen hacer traduciendo todo el juego, incluidas las voces, con actores de doblaje profesionales que hacen un buen trabajo. No es el primer RE que llega doblado (también lo hizo Revelations, cuyo análisis podéis leer en este blog) y no será el último, lo cual es de agradecer.

Con una trama casi totalmente prescindible y centrando sus esfuerzos en el multijugador, aunque sólo sea online, este Resident Evil: Operation Raccoon City es un título bien ambientado en el universo de dicha saga y que proporciona horas de diversión muy conseguidas. Los múltiples monstruos y los modos de juego así como armas y habilidades a desbloquear le dan bastante jugabilidad y lo convierten en una apuesta aceptable para los fans de Resident Evil que esperaban un multijugador con los brazos abiertos. No arrebatará público al Call of Duty pero sí puede lograr fidelizar a otro muy numeroso.

Podéis escuchar la crítica que hicimos en el programa aquí: Ir a descargar

Datos:

Desarrolladora: Slant Six Games.
Distribuidora: Koch Media.
Género: horror/acción.
Plataformas: PlayStation 3, Xbox 360. PC el 18 de mayo de 2012.
Plataforma analizada: PlayStation 3.
Idioma: totalmente en castellano.
PEGI: +18
Contenidos: violencia, miedo, palabras malsonantes.
Precio: consolas 59,99 €, PC 39,99 €.
Web oficial: http://www.residentevil.com/reorc/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *