Análisis: The Darkness II

Era un bonito día hasta que empezaron a amargármeloLa primera adaptación de The Darkness a videojuego fue un título innovador y carismático, aunque para muchos aún sea uno de los grandes desconocidos de esta generación por haber salido en los comienzos de PS3 y la 360 (nada que una compra tardía no solucione).

Esta secuela mantiene y potencia las claves del original aunque va por otro camino. Su cambio de enfoque se debe a que es obra de otro desarollador, Digital Illusions, pero por suerte han respetado la esencia y han construido sobre lo que Starbreeze había (re)creado.

La trama arranca dos años después del primer juego. Jackie Estacado, el actual portador de La Oscuridad, se ha convertido en el Don de la familia Frachetti pero su nueva vida de lujos no le llena porque no puede superar la muerte de su novia, Jenny. Lo único positivo es que ha conseguido reprimir sus poderes demoníacos gracias a un especialista en la materia ocultista, auque no le durará mucho.

Johnny Powell, el artífice del ¿milagro?

Al poco entra en escena La hermandad, una sociedad oculta que ha estudiado a fondo La Oscuridad y que quiere quitársela a Jackie cueste lo que cueste. Nos veremos obligados a desatar de nuevo nuestros poderes y, entonces, volveremos a estar a merced de La Oscuridad. Ésta nos chantajeará con el alma de Jenny para que derrotemos a La Hermandad y así tendremos motivación suficiente para iniciar una (nueva) carnicería.

Lo mejor de todo es que, entre tanto elemento paranormal, la trama introduce un giro muy interesante al cuestionar la salud mental de Jackie. Sin desvelar nada, puedo asegurar que siembra la duda porque parte de que no sabemos qué ha ocurrido en estos dos años.

En general la trama logra involucrarte, sus personajes secundarios se hacen querer y juega con tus dudas hasta el final porque, de hecho, hay dos finales que no son necesariamente el bueno y el malo (todo depende de cómo se miren).

EL SISTEMA DE JUEGO

"En fin... vosotros os lo habéis buscado"

The Darkness II, a diferencia del primero, es un shooter pasillero. Es decir, que consiste en avanzar continuamente matando a todo lo que se te cruce y sin poder volver atrás porque alguna excusa te lo impedirá. Sin embargo, tiene personalidad entre tanto shooter tipo Call of Duty.

Aquí, como ocurría en el original, tienes que huir de las luces porque anulan tus poderes y puedes llevar dos armas al mismo tiempo (siempre que se puedan coger con una mano) y puedes disparar de forma independiente con cada una. Además puedes liarla mientras tanto con tus poderes oscuros y aquí es donde más esfuerzo han puesto: ahora hay toda una rama de poderes entre los que escoger. Con cada luz que destroces y con cada muerte te dan puntos que puedes invertir en comprar nuevos poderes y hacerte un Jackie a la medida, y merece la pena porque son muy útiles.

Pero aunque no compraras poderes tampoco estarías indefenso porque cuentas de serie con una criatura que te ayuda, el Oscuro, y dos brazos demoníacos (aparte de los del protagonista). El Oscuro no solo ataca a los enemigos, sino que también te abre puertas, puedes usarlo en combinación con ciertos poderes e incluso ahora puedes manejarlo en exclusiva en algún tramo (aunque no sea gran cosa).

Sobre los brazos demoníacos, el izquierdo sirve para coger cosas (armas, balas, objetos para tirar a los enemigos o cubrirte con ellos, o incluso a los propios enemigos para lanzarlos o ejecutarlos) y con el derecho se puede pegar tajos en horizontal, vertical y diagonal (para destrozar objetos o mutilar enemigos cercanos).

¡Mira, mamá, reparto con cuatro brazos!

Con tanto despliegue, puede parecer que es un lío de controles pero son muy sencillos e intuitivos (más que en el primer juego) y tan solo se necesita ser hábil y estar despierto. Y es que los enemigos, aunque no tienen gran inteligencia, son multitud y están bien entrenados: unos usan la luz para anular tus poderes, otros te quitan las armas, otros llevan escudos, etc. Lo importante es conocer todas tus opciones y usarlas en tu beneficio porque, además, se premia la originalidad al acabar con los maleantes.

LINEALIDAD CONTRA MUNDO ABIERTO

Si el primer juego contó con una cierta estructura de mundo abierto (podías explorar a tu antojo ciertas partes de la ciudad y cumplir misiones secundarias), aquí eso se ha perdido en pos de una experiencia más controlada.

No obstante, hay un homenaje a aquella característica entre cada nivel que superamos. Jackie vuelve a su mansión, ambientada como él mismo al más puro estilo Tony Montana de Scarface (El Precio Del Poder), y ahí puedes investigar o interactuar con tus familiares y subordinados. No es equiparable porque aporta una sensación de libertad artificial, pero es un buen dosificador del ritmo y sirve para encariñarte con los personajes y darle contexto a la historia.

Mantienes a tipos como estos por hacer una labor social, porque letales no son demasiado

LA CAMPAÑA MULTIJUGADOR

La llamada Vendetta es un modo divertido y supone un reto pero está metida con calzador. Como hoy día no hay juego de este tipo que no se pueda jugar online, se han sacado de la manga una historia paralela a la principal en la cual Jackie contrata a unos matones para investigar algunos cabos sueltos.

Cada uno de los cuatro matones es un estereotipo cultural lamentable, desde el japonés con katana que quiere recuperar su honor hasta el irlandés macarra de pub, y la razón por la que son relevantes es porque sus armas tienen esencia oscura. No obstante, la realidad es que son un triste intento de dividir los poderes de Jackie en cuatro partes porque te dan igual y no tienen un ápice del carisma que tienen el resto de personajes del juego. Además, su historia es directamente prescindible. Hubiera quedado mejor como misiones secundarias para Jackie al estilo de las del primer juego.

NIVEL TÉCNICO Y ARTÍSTICO

El motor gráfico está bien optimizado y va muy fluido en todas las versiones. En el aspecto artístico han optado por un cel shading “realista” para parecerse al cómic, y queda bien pero podían haberlo dejado realista directamente como en el primer juego.

En cuanto al apartado sonoro, está cuidado y tiene melodías que rivalizan con las del primer Darkness. El doblaje, por su parte, cuenta con buenas interpretaciones en versión original y peores en español, lo que es una pena. Lo mejor, una vez más, es la aportación de Mike Patton, que se sale haciendo de La Oscuridad.

"Acércate, que te cuento un secretito"

EL CAMBIO DE DESARROLLADOR

Como siempre pasa, se nota que se ha pasado el testigo a otros. Detalles como los distintos tipos de Oscuros o la iluminación tan cuidada del primero se han perdido y no es lo mismo tener distintas formas de iluminar las estancias que tener siempre alguna luz indestructible en el escenario. Además, con la ausencia de las misiones secundarias y la interacción de mundo abierto el juego es más corto.

Pero donde más se nota es en que han acercado la historia a los cómics para hacerla mucho más fiel y en este sentido en Starbreeze fueron más arriesgados y demostraron que se podía mejorar un producto para adolescentes como es el cómic de Top Cow.

LA MANCHA EN EL EXPEDIENTE

En este caso, la peor nota se la lleva la traducción. En español se han tomado demasiadas libertades para adaptar los textos y se pierden muchos detalles e incluso partes enteras de diálogos. Además, los subtítulos entran tarde, a veces desaparecen pronto y sobre todo no reflejan lo mismo que en versión original.

Si sabes inglés y pones las voces en versión original y los subtítulos en español, notarás todo lo que se comen y alteran, así que al final lo mejor será que lo pongas todo en inglés. Debería respetarse más el material original a la hora de adaptarlo a otras lenguas.

RECOMENDACIÓN

Con todo, es un buen juego y una compra recomendada para fans del primer juego, para fans del comic no puristas, para fans del gore y para amantes de los shooters pasilleros en general.

 

Plataformas: Xbox 360, PS3 y PC.

Género: Shooter

Jugadores: uno o hasta cuatro en cooperativo online

Desarrolla: Digital Extremes

Distribuye: Take Two

Idioma: voces y textos en español con opción de ponerlos en inglés

PEGI: 18 por violencia y lenguaje soez, aunque se han dejado fuera el gore y algún coqueteo con el erotismo

Precio: 49,95 € para PC y 60,95 para PS3 y Xbox. Por el mismo coste se puede tener la edición limitada, que trae mejoras para el juego, ilustraciones de Marc Silvestri y los dos cómics para descargar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *