Análisis: Journey

El viaje ha comenzadoLos videojuegos no tienen por qué ser experiencias frenéticas de complejos controles y acciones precisas en el límite entre la vida y la muerte. Thatgamecompany, un joven estudio apadrinado por Sony, ilustra esta teoría y con su última obra lo reafirma.

Te propongo un viaje como ningún otro que hayas hecho. Un viaje por lo desconocido y hasta más allá. Una experiencia para los sentidos. Esto es Journey.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Sin desvelar nada, se podría decir que se trata de llevar a un viajero encapuchado hasta una montaña que hay a lo lejos del desierto en el que aparece. Habrá que sortear los obstáculos que surjan en el camino y para ello podremos únicamente movernos, saltar y emitir notas musicales, todo con el stick izquierdo y dos botones.

"¿Pero qué?"

Respecto a para qué sirve cada acción y por dónde hay que ir, el juego se encarga de darte pistas. Lo asombroso es que con estos ingredientes tan básicos se consigue algo muy interesante y emotivo.

UN VIAJE NO NECESARIAMENTE SOLITARIO

Si lo juegas conectado a Internet, te encontrarás por el camino con otros jugadores que llevan a un viajero parecido al tuyo y puedes aliarte (o no) con ellos.

La gracia está en que los viajeros son anónimos y no hay forma de saber quién los controla, lo que potencia la sensación de misterio que rodea a todo el juego y hace de cada encuentro algo estimulante. Pero además, el hecho de ocultar el funcionamiento del multijugador lo hace accesible a cualquiera: no hay que preocuparse de navegar entre lobbys buscando partidas o personas porque el juego lo hace sin que nos demos cuenta.

"¿Pero dónde?"

Sin embargo, hay dos restricciones evidentes. La primera es que no pueden viajar más de dos personas al mismo tiempo, y la segunda que no hay forma de comunicarse al estilo tradicional. Aquí toca apañarse con lo que hay: emitir notas musicales e indicar tus intenciones mediante tus movimientos.

Esta ruptura deliberada con la tradición del multijugador puede parecer algo negativo, pero nada más lejos de la realidad: dicha limitación acerca a los jugadores al reducir la comunicación a un nivel instintivo. Todo acaba fluyendo de forma tan natural que asombra y una nota musical del otro en el momento adecuado dice exactamente todo lo que hay que decir.

Otra operación que el juego maneja de fondo es la asignación de compañeros de viaje. Si te encuentras solo en una zona, se te asigna un compañero al azar. La razón para estarlo puede ser, además de tu propia voluntad, que pierdas al compañero que llevabas si sale de un nivel antes que tú o si desaparece porque se desconecta o sale del juego.

"¿Pero cómo?"

Aunque la opción de hacer el viaje en solitario es más que digna, es recomendable hacerlo en compañía porque de esa forma se exprimen las posibilidades del mundo y las habilidades de los viajeros. Por no mencionar que acabarlo con alguien es una experiencia mucho más enriquecedora e intensa.

UNA EXPERIENCIA PARA LOS SENTIDOS

Los propios desarrolladores venden el producto así y realmente es lo más acertado. Por cómo acompaña la sensacional música orquestal a cada momento, por el apartado artístico minimalista pero a la vez preciosista, por su ritmo pausado y sobre todo por los movimientos tan fluidos que tiene el viajero, es un placer jugarlo. Hacer que el personaje suba una duna, flote o se deslice con las corrientes de arena es igual de estimulante la primera vez que lo haces como la última y está hecho de tal modo que lo vives. Pocos títulos te sumergen de esta manera mediante el control.

Y no hay que olvidar las sensaciones que evoca el propio viaje en sí con sus distintas áreas, situaciones y secretos. El camino del viajero unifica todos los elementos del paquete y hacen de esta obra algo sencillamente único. Se tiende a exagerar cuando algo te ha tocado la fibra, pero no creo estarlo haciendo en este caso: simplemente pruébalo (y termínalo). Merece la pena hacer el viaje.

Ambos al unísono: "¿Para qué?"

EL DATO

Según  ha dicho Sony, es el juego que más rápido se ha vendido de la Store en Europa y Estados Unidos. No han dado datos concretos, pero no es de extrañar. Había mucha expectación y parece que la gente demanda cosas distintas en este momento en que se arriesga lo justo y se suceden los productos clónicos.

¿PARA QUIÉN ESTÁ HECHO?

Un juego tan peculiar que entra en los terrenos de la mística y huye de la acción desenfrenada probablemente no sea del agrado de todos los públicos, pero todo el mundo debería probarlo para, al menos, saber que hay alternativas. Lo recomiendo para toda persona con inquietudes, para jugadores habituales que quieran desconectar de la realidad o de otros juegos, y para quien nunca haya probado un videojuego porque seguro que no le dejará indiferente.

Podéis escuchar el análisis aquí: Ir a descargar

Y aquí tenéis una muestra de lo que os espera:

DATOS

Plataforma: PS3

Género: “Plataformas con exploración” 😛

Jugadores: uno (o dos en línea)

Desarrolla: Thatgamecompany

Distribuye: Sony Computer Entertainment

Idioma: no tiene, pero los textos de los menús están en español

PEGI: 7 por “violencia” y alguna cosa que pueda asustar a los niños

Precio: 12,99 € en descarga exclusiva de la PlayStation Store

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *