Project Zero 2: Wii Edition, primeras impresiones

Project Zero 2: Wii Edition es una arriesgada apuesta de Nintendo y Tecmo Koei por traer de regreso un clásico del terror y del survival pero sin pasar por una simple remasterización: el remake es casi total con nuevos materiales y extras.

En este avance os podemos contar que el objetivo del juego en general es provocar el máximo acojone miedo al que maneja el mando de la Wii, y desde luego si uno lo hace a partir de las 11 de la noche con un buen equipo de sonido y solo en casa, lo logra con creces.

El comienzo es realmente confuso, pero se podría resumir en que manejamos a Mio, una de las dos gemelas protagonistas, la cual acompaña a una herida Mayu (su hermana) por un pueblo maldito del que no saben cómo salir. Inocentes y desconocedoras de los peligros que las esperan, se atreven a meterse en dicho lugar y buscar en las casas objetos que puedan ayudarlas a salir de allí.

Al poco rato, y mientras extrañas visiones de fantasmas les hacen temer por sus vidas, encuentran una cámara de fotos muy antigua la cual tiene el poder de mostrar objetos ocultos y fantasmas. Algunos serán amigos y otros enemigos, y para acabar con los segundos (los primeros al fotografiarlos muestran pistas para seguir la trama) deberemos fotografiarles en el momento oportuno para así infligir en ellos más daño.

Al derrotar a estos fantasmas lograremos puntos, y cuantos más consigamos a más piezas para mejorar la cámara podremos acceder: lentes, películas fotográficas, accesorios varios, etc.; es importante mejorarla tanto como podamos ya que los fantasmas irán siendo más y más complicados y duros de roer, y sus ataques, más mortíferos.

Conforme avancemos encontraremos pedazos de papel que pertenecerán a diarios de gente desaparecida cuyo fatal destino en el pueblo iremos conociendo así como objetos que nos ayudarán a recuperar nuestra vida.

El método para coger objetos es realmente curioso ya que implica tener que mantener pulsado el botón A para ejecutar la acción, pudiendo detenerla en cualquier momento. Esto podría carecer de sentido si no fuera porque más avanzado el juego algunos espectros nos hacen daño mientras Mio intenta coger un objeto, dando así una sensación de indecisión sobre si nos compensa o no llevar a cabo la acción.

Los escenarios son, en su mayoría, realmente pequeños y angostos, causando una sensación de claustrofobia muy buena. Además, Mayu siempre estará por medio molestando impidiendo un avance en condiciones, algo buscado por los programadores para que lograr avanzar en los escenarios no sea tarea fácil. El movimiento de la protagonista es lento, y cuando le damos al rápido veremos que la cosa no cambia mucho.

Sin duda los puntos más desfavorables los encontramos en el control a la hora de manejar la cámara (no la del juego, fija, sino la que usamos para fotografiar) ya que su movimiento y exactitud dista muchísimo de la ideal, y también en el apartado técnico. Las animaciones de las gemelas son duras, muy mecánicas, y aunque sus rostros están bien hechos al más puro estilo japonés, casi jamás expresan emociones. Los escenarios son demasiado sencillos y las texturas de muy baja calidad.

La luz, casi siempre muy escasa, debería ayudar a reducir la carga gráfica de la Wii y por tanto posibilitar mejores detalles, pero no ha sido así. Aunque sabemos que la consola no está pensada para texturas muy grandes sí se nota una dejadez hacia los detalles muy grande, demasiada para los tiempos que corren.

Por supuesto un título como este viene en inglés subtitulado, y el doblaje tampoco brilla por su calidad. Las gemelas tienen una interpretación muy plana, algo que, por fortuna, no ocurre con los fantasmas, cuyas voces espectrales están muy logradas.

Los primeros compases nos han parecido demasiado lentos, tal vez demasiados, y a falta de probar el modo multijugador y avanzar más en la trama, Project Zero 2: Wii Edition se perfila como un título muy bien ambientado pero erróneamente ejecutado. El control lastra todo demasiado y, aunque logra transmitir realmente miedo y claustrofobia, hace difícil querer avanzar para conocer más detalles de la historia.

Dentro de muy poco os traeremos el análisis en profundidad y podremos confirmar si nuestras sospechas estaban fundadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *