Impresiones de Parla Bytes 2012

El pasado sábado 10 de noviembre dos miembros de A Los Mandos nos desplazamos a Parla para asistir a su primer evento del mundo retro: Parla Bytes 2012.

La experiencia en general fue satisfactoria, pero para mayor detalle te damos las dos versiones de los hechos, aderezadas con fotos que es por lo que venís y lo sabemos.

LA VERSIÓN DE MIGUEL ÁNGEL (Nuestro “Retro Man”)

11.00 de la mañana. Con asombrosa puntualidad maese Enri y yo nos disponemos a gozar de un día que comienza… raro. No hay un alma en la Casa de la Juventud. Nos asomamos tímidamente y tampoco vemos ni rastro de lo que podía ser algún dispositivo retro, a excepción de un buen marcianito que nos esperaba en el alféizar de uno de los dos edificios que conforman el centro cultural.

¡Los invasores del espacio!

Poco a poco la cosa se anima, llegan furgonetas y coches con personas con coloretes en las mejillas (por el frío y el esfuerzo, se entiende) cargadas de cajas misteriosas con contenidos aún más misteriosos. Y empieza el espectáculo.

Parla Bytes ha sido toda una sorpresa para mí. Es un ejemplo de cómo nosotros los españoles, sin un duro pero con muchas ganas, podemos demostrar que aún tenemos nostalgia. Nostalgia por los videojuegos en este caso, muy bien representada y surtida, aun a pesar del tamaño moderadamente pequeño de la exposición.

Exposiciones y máquinas de prueba en primer plano, tiendas y escenario a continuación

La joya de la corona estaba en el Stand central que tenía todo un repertorio absolutamente magnífico de las consolas de todas las generaciones. Y no sólo los grandes éxitos, si no perlas, auténticas PERLAS. ¿Qué si quieres saber cómo es la Apple Pippin? Pues allí estaba, incluso con copia china. ¿La Casio Loopy? ¡También! E incluso modelos de consolas de SEGA que ni siquiera conocía.

El dueño nos obsequió con una buena charla sobre las generaciones de consolas que, para mi tranquilidad, coincidía casi punto por punto con todo lo que os hemos estado contando en la sección retro de este blog.

¡Un VECTREX!

Unos capítulos de la serie animada de Sonic, y varias partidas al Metal Slug con mando NEO-GEO original dieron la puntilla a una mañana especial en la que más de uno picó con el mercadillo muy bien surtido que se desplegaba en el resto de los salones.

Una NEO-GEO dentro del chasis de una Xbox 360 que pasó a mejor vida

En definitiva, una exposición pequeña, con alma de hacerse muy grande. Lo retro está de moda señores. Próxima cita: RETROCONSOLAS.

 

LA VERSIÓN DE ENRI (Sibarita videojueguil multimarca)

Dadas las odiosas comparaciones que siempre establezco entre los eventos organizados en EEUU y los que celebramos en España, iba con pocas expectativas. Sin embargo, acabé gratamente sorprendido. Parla Bytes 2012 ha sido pequeñita pero matona.

Como dice Miguel Ángel, a las 11 nos dijeron que había que esperar un poco a que terminaran de colocar las cosas y la verdad es que la primera impresión fue de bajón. Me temía una mala organización, aunque por suerte en una media hora la cosa estuvo en marcha.

La amenaza del mundo exterior

Los edificios de la Casa de la Juventud no daban grandes muestras de albergar el evento más allá del Space Invader que controlaba el cotarro desde lo alto (nota: para un coleccionista esto es casi mejor porque, si hay menos competencia, toca a más).

No obstante, las diversas máquinas que vimos pasar camino de los puestos, las misteriosas cajas con merchandising y la ropa con motivos retro de los participates indicaban que lo rico se cocía dentro. Efectivamente: en cuanto cruzamos la puerta del edificio 2 lo comprobé.

He de aclarar por si no se ha notado ya que mis prioridades, en este orden, eran 1- la caza de la ganga y 2- el fanatismo en general. Dicho esto, el edificio 2, que acogía exposiciones, actos y sobre todo puestos en una nave diáfana, era mi coto de caza particular.

Allí pude hacer mis compras retro para varios sistemas y comprobar que había mercancía para todos los gustos y bolsillos: desde restos "¿Me dejas algo para seguir comprando?"precintados para Dreamcast pasando por juegos importados de Mega Drive y Super Nintendo, originales y copias de juegos en cassette para viejos ordenadores, y hasta juegos usados de NES en diversos estados de conservación.

Por no hablar de periféricos, accesorios y diversos productos derivados, que también había un rato. Se podría pedir más, pero desde luego que había suficiente (supongo que tendrá que ver el hecho de salir de la capital para encontrar algo así).

Pero dejando de lado la vertiente mercantil, las demás actividades del edificio no estaban nada mal. Entre los eventos del escenario principal y las diversas consolas y recreativas para disfrute popular, destacaba una completa exposición que abarcaba todas las consolas y ordenadores clásicos hasta la actual generación. Esta rápida retrospectiva me llegó al corazón y me permitió contemplar reliquias y rarezas que solo conocía en fotografía como la Wonder Mega o la Color TV Game 6 de Nintendo. Una pena que no se pudieran tocar, que esa sensación forma parte de la experiencia 🙁

En cuanto al edificio 1, menos aprovechable debido a su propia estructura de biblioteca y zona de ocio, albergó actividades curiosas que fueron injustamente ignoradas, alSonic arrimando cebolleta a Tails menos durante el tiempo que estuvimos. La primera era la Hora Retro, donde se proyectaron episodios de las series de animación que se perpetraron parieron en los 90 basadas en videojuegos famosos como Super Mario Bros. 3 o Sonic 2.

La Sala de Proyecciones dejaba que desear en cuanto a medios, pero los episodios se vieron con una calidad digna. Sea como fuere, lo importante era impregnarse de nostalgia y apreciar lo casposo de los guiones y la animación. Y pensar que veía eso de pequeño…

Solapándose con las proyecciones se dio una interesante clase de historia de los videojuegos y sus sistemas que abarcó desde los comienzos hasta bien avanzados los años 90. Sobre una base de diapositivas se comentaron anécdotas, hubo espacio para las aportaciones de la escasa audiencia y se mostraron vídeos publicitarios antigüos que nos sacaron más de una sonrisa. En especial este acto era digno de haber tenido un mejor emplazamiento y una mayor afluencia, pero igual es que la gente pensaba que “ya se lo sabía”. A fin de cuentas, en cuestión de juegos todos somos los más listos de nuestras respectivas casas y no siempre tenemos en cuenta que se puede aprender algo nuevo 😉

Atiende a esta modificación de estilo Ridge Racer

En ese mismo edificio pero en la primera planta se podía disfrutar además de las modificaciones de los chicos de Briconsolas que incluso dejaban jugar con dos de sus sistemas. Gracias a esto llené otra laguna de mi adolescencia: probar una Neo-Geo y catar de una vez sus reputados mandos arcade, cuya fama ahora entiendo. No soy experto en este tipo de mandos, pero os aseguro que esa palanca vale lo que cuesta.

Y con esto dimos por terminada la jornada. Me hubiera gustado deciros qué tal estuvo el asunto de la comida porque no había muchas alternativas (era el bar del recinto o irse a buscar algo en esa zona de reciente construcción en la que no vi restaurantes cerca), pero como sabéis había otras prioridades.

Esta primera edición de Parla Bytes ha supuesto un arranque positivo para el evento: ha cubierto todos los aspectos del tema, ha estado bien organizado, ha dejado buen sabor de boca y lo mejor es que la entrada era GRATUITA. Espero que vaya cada vez a más y que se convierta en una cita ineludible y un duro rival para Retro Madrid (y que conste que no soy de Parla).

 

GALERÍA DE FOTOS por Miguel y Enrique

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.