Análisis: Family Guy Back To The Multiverse

Bryan no jugaría a estoEl hermanastro de Stewie, Bertram, vuelve  en este segundo juego de la popular serie de televisión Padre de Familia.

Tirando de la excusa de otras realidades, se plantea que el Bertram de otro universo ha formado un ejército transdimensional para acabar con el mundo original de la serie… y les tocará a los Griffin (con Brian y Stewie a la cabeza) detenerle.

Una pobre premisa en consonancia con lo mediocre que es el juego. No-fans, abstenerse. Y los fans mejor que lean esto antes de nada.

Para ser honesto, dejaré claro de antemano que la serie no me agrada. Su zafiedad me resulta desagradable por momentos aunque reconozco que alguna vez me he reído con sus bromas tan “sobradas”. Dicho esto el juego tenía que ganarme más por su calidad como tal que por sus contenidos, y tampoco ha sido el caso.

La mecánica es simple: recorrer escenarios de cierta amplitud cumpliendo encargos de otros personajes (generalmente matar y encontrar objetos) para contar con su apoyo para nuestra causa. Como es habitual, aunque hay objetivos secundarios, no hace falta más que cumplir con los principales para avanzar.

¡Acaba con los malotes de esa hermandad!

Este esquema funciona la mayoría de las veces, pero no es éste el caso. El diseño de niveles no está inspirado, es repetitivo y en ocasiones no queda claro qué hay que hacer porque llegas al sitio en cuestión y no pasa nada (hasta dentro de un rato o cuando te pones en el lugar exacto que activa el evento). Y encima el modo historia es corto.

Tampoco ayuda el hecho de que la inteligencia enemiga no sea tal y regale momentos de tragicomedia (no pretendidos, espero) como que un grupo venga a pegarte, se acerquen en riguroso orden y alguno obstruya el flujo colectivo poniéndose a correr en círculos. Menos mal que el sistema de apuntado manual es suave y se puede poner fin a su (tu) agonía rápidamente.

Otra cosa que llama la atención es que, a efectos prácticos, da igual manejar a Stewie que a Brian, los primeros Griffin que se pueden controlar. Ambos se diferencian en su armamento (pañales y armas de ciencia-ficción para el bebé, armas reales para el perro) y en las frases que sueltan de cuando en cuando, pero no hay secciones específicas que justifiquen la elección de uno u otro.

Erotismo mal entendido

Y el colofón lo pone el acabo gráfico general: aunque cumple en lo que a fidelidad a los dibujos animados se refiere, tiene fallos, cuelgues y unas animaciones pobres. Por ésta y por las razones anteriormente citadas, la sensación general es que al juego todavía “le falta un hervor”.

LO MEJOR

Lo que más me ha gustado del juego ha sido poder ver la intro de la serie en HD y con calidad, quizás el detalle mejor cuidado, las voces originales de los dobladores americanos de la serie y alguna de las frases que sueltan los protagonistas de cuando en cuando (siempre que no se repitan o no vengan a cuento). A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Esto siempre está bien aunque canse

LAPIDACIÓN CONCLUSIÓN

Esta vuelta al multiverso es una experiencia pobre que podría haber dado para más de haber exprimido con tino la licencia. Como juego no es recomendable, y como producto de la serie quizás tampoco aunque tendrá un pase para los fans más acérrimos.

Hay productos licenciados con mucho más esmero y pasión por ahí, incluso dentro de Activision, como por ejemplo Transformers: La Caída de Cybertron.

DATOS

  • Plataformas: PS3, Xbox 360 y PC
  • Género: Shooter en tercera persona
  • Desarrolla: Heavy Iron Studios
  • Distribuye: Activision
  • Jugadores: 1 en el modo Historia, hasta 4 en multijugador
  • Idioma: voces en inglés, textos en español
  • PEGI 16 por violencia realista (y sobradas de todo tipo, añado)
  • Precio: 69,95 €  en PS3 y 360, aunque ha bajado a menos de 40 € en algunas tiendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.