Análisis de Army of Two: The Devil’s Cartel

Logo de Army of Two: The Devil's CartelLa saga de Electronic Arts nos ofrece una nueva entrega de la saga Army of Two, esta vez dejando de lado a Salem y Ríos (aunque nos acompañan) y con dos nuevos protagonistas: Alpha y Bravo. El cooperativo vuelve a ser el punto fuerte en un juego menor que intenta hacerse un hueco en el difícil mundo de los shooters en primera persona.

Las claves de Army of Two: The Devil’s Cartel no cambian demasiado respecto a otros juegos: exprimir el cooperativo al máximo gracias a los modos online y offline, el chat de voz en directo para poder comunicarnos con el compañero (a poder ser manejando por una persona), un repertorio de armas amplio y variado y una misión exenta de grandes sorpresas pero muy intensa.

Army of Two: The Devil's CartelEn esta entrega nos encontramos con un potente motor Frosbite que muestra escenarios con bastantes elementos destruibles (de hecho se premia la destrucción de las coberturas del enemigo) y gráficos y cinemáticas muy espectaculares.

A ello debemos sumar el hecho de que se nos premia cuantas más muertes originales logremos, es decir, no solo disparos normales sino aciertos en la cabeza, distracciones exponiéndonos a los disparos para que nuestro compañero se encargue de los enemigos, muertes por combate cuerpo a cuerpo, etc.; la recompensa será en forma de puntos que nos darán acceso a nuevas armas y a mejoras de las que ya tenemos.

Como es de imaginar, el avance es completamente lineal y, aunque a veces hay pequeñas separaciones para cada uno de los protagonistas, que deberán tomar caminos distintos, luego se acaban juntando. Una de las ventajas es el uso de la tecnología TWO, Army of Two: The Devil's Cartelque es la que nos da la máscara tan clásica de la saga y que nos brinda información en tiempo real del escenario, el camino más recomendable, las armas que hay alrededor, tácticas a seguir, etc.; pero como toda ventaja tiene sus límites: tras su uso hay que esperar a que se recargue para poder volver a usarla.

También debemos destacar el modo Aniquilación, en el cual nuestro personaje será invencible durante unos momentos y sus armas tendrán efectos absolutamente devastadores. También dura poco y solo se puede activar al llenar una barra de energía que se irá completando conforme eliminemos enemigos.

Como decíamos, el motor Frosbite se usa muy bien para los escenarios interactivos, Army of Two: The Devil's Cartelpero se notan sus límites en las texturas, los detalles en los enemigos y en ciertas ralentizaciones. Además, las físicas, son cuanto menos, cuestionables, con enemigos lanzados metros y metros atrás por un simple disparo de una pistola. El doblaje al castellano es correcto, con actores profesionales y una muy buena traducción con bromas que nos harán reír a buen seguro. El sonido, como en todas las obras de EA y concretamente de Visceral Games, es excelente. No llega al mismo nivel de perfección de la saga Dead Space pero cumple sobradamente.

Por desgracia y como es habitual en EA, para jugar online se requiere el dichoso pass, así que si queréis jugar con este título en este modo en la consola de cualquier amigo, tendréis que adquirir dicha contraseña, una verdadera pena.

En general este Army of Two: The Devil’s Cartel no ofrece nada nuevo, ni lo intenta. Es una producción bien hecha y que consigue lo que busca: que el cooperativo sea intenso, divertido y variado. No es una compra indispensable pero sí una buena opción para los que echan en falta este tipo de campañas en shooters similares.

Podéis escuchar el análisis completo en este reproductor:

DATOS:

Nombre: Army of Two: The Devil’s Cartel.
Desarrolladora: Visceral Games.
Distribuidora: EA.
Género: shooter.
Plataformas: PS3, Xbox 360.
Plataforma analizada: PS3.
PEGI: 18+
Contenidos: violencia, lenguaje soez.
Página web: http://www.ea.com/es/army-of-two-the-devils-cartel
Precio: 69,95€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *