Análisis de Metro: Last Light

Logo de Metro: Last LightLas dos obras literarias de Dmitri Glukhovsky, Metro 2033 y Metro 2034, han conseguido vender más de 2 millones de copias en todo el mundo. Y su éxito no ha pasado desapercibido para la industria del videojuego, que ha tardado poco en darnos un título basado en este universo, aunque no en los libros existentes. Metro: Last Light desarrolla una historia nueva aunque el protagonista sea el mismo que en los libros.

¿Qué tiene de especial el mundo de Metro?

Sin duda su ambientación, enfoque y, especialmente, su sugerente trama argumental, para la cual se ha contado con la colaboración del propio Dmitri Glukhovsky para escribir todos los diálogos. Centrándonos en el argumento que da pie a Metro: Last Light, la acción nos sitúa en el año 2034 y tiene lugar en la ciudad de Moscú. Una guerra nuclear No, no es Call of Duty, este fps tiene personalidad propiaha arrasado la superficie y los pocos supervivientes que han quedado de dicho conflicto se confinan en los túneles del Metro moscovita. Uno de estos supervivientes es Artyom, el protagonista de la aventura, quien debe hacer frente a la amenaza constante que llega desde el exterior: los Oscuros, monstruos nacidos como fruto de la atmósfera tóxica del exterior que tienen sed de sangre… humana.

Artyom despierta después de los acontecimientos de Metro 2033, cuando se han destruido a todos los Oscuros con un ataque aéreo que arrasó con todo a base de mísiles. La supuesta heroicidad del personaje lo ha convertido en una figura importante dentro de la orden, una de las facciones que se pueden encontrar en los subterráneos del metro. El protagonista despierta y se encuentra con otro personaje que le implora que tome contacto con un Oscuro que ha encontrado para saber qué quiere, sin embargo el Jefe de la Orden le ordena matarlo sin miramientos. El resto es mejor que lo descubráis por vosotros mismos, pero incluye una guerra entre la Línea Roja, el Imperio y la propia Orden.

¿Qué distingue a este juego de otros ambientados en un futuro posapocalíptico?

Podemos destacar varios aspectos:

– Mezcla de aventura y “survival horror”, lo que se traduce en la obtención y empleo de recursos  muy limitados. En Metro: Last Light cada bala cuenta, siendo necesaria la exploración constante y minuciosa de los escenarios para conseguir munición, botiquines y demás objetos útiles. Sobre todo tenemos que conseguir máscaras de protección porque cuando salgamos a la calle el ambiente es tóxico y tendremos un contador de minutos y segundos. Si lo agotamos y no tenemos recambios de filtros, tardaremos segundos en morir.

La recreación del Metro de Moscú abandonado y salvaje es sobresaliente– El clima de tensión e incertidumbre ya que en cualquier esquina puede haber enemigos tanto humanos como mutantes. A esto ayuda una mezcla sonora muy buena que nos indica por dónde vienen los bichos.

– La ausencia absoluta de un mapa, que sin embargo se sustituye por una brújula que nos indica el camino, pero sin más detalles. Esto es muy bueno porque cuenta con la inteligencia del jugador. De hecho hay misiones secundarias totalmente integradas en el juego que tampoco se marcan de ninguna forma ni dan recompensa alguna.

– Las armas, que no son muchas ni variadas, pero sí suficientes como para poder avanzar. Tendremos acceso a armas variadas: desde pistolas a rifles y escopetasTenemos blancas como cuchillos, los cuales son silenciosos y ayudan a avanzar sin llamar la atención, y otras de fuego que iremos encontrando o podemos comprar, así como modificaciones para mejorarlas. La moneda de cambio es… la bala. Sí, para adquirir mejoras hay que dar balas, lo cual cuesta porque la munición puede escasear.

– EL SIGILO: en este juego podemos, como en los MGS, pasárnoslo sin matar a nadie (de hecho hay un trofeo por lograrlo). Podemos ir a lo Rambo disparando (más vale que seamos expertos o nos darán por todos lados) o usar el sigilo en zonas donde hay más gente. Para esto ayudan los interruptores de luz y la opción de apagar otras manualmente para generar sombras y así infiltrarnos. Es una experiencia que aconsejamos probar porque te pone más a prueba. A los soldados enemigos podemos o aturdirles o matarlos, como queramos.

– La forma de contar la historia: Artyom nunca habla en el juego, siempre que escuchemos su voz será en los intermedios donde se carga la siguiente pantalla y será para que describa lo que va apuntando en su diario. Este diario no solo se va completando según avanzamos, sino que hay pequeños cuadernos repartidos por los escenarios y que completan la historia de Artyom y que nos irán explicando quiénes somos, qué ha ocurrido en el mundo y otros detalles que vosotros descubriréis.

La ambientación y escenarios de Metro: Last Light son, sencillamente, de matrículaLa ambientación: los ya comentados efectos de iluminación en tiempo real, escenarios vivos y repletos de detalles, personajes y monstruos modelados excelentemente y un diseño de arte soberbio que hace que la recreación del Metro realmente acojone, pero no solo eso, sino que cuando salgamos a la superficie de Moscú nos quedaremos mirando los paisajes desolados dada la belleza y la crudeza que tienen. Y además hay que sumar el peligro de ciertas criaturas voladoras a las que si no tenemos a ralla pueden cogernos y hacernos volar y hasta matarnos.

No obstante no es un juego perfecto, y se le pueden achacar ciertos aspectos:

– El comienzo, es lentísimo y durante las dos primeras horas nos dedicaremos a seguir a un personaje, ver scripts en la pantalla y disparar algunos tiros, pero poco más. No permite ver lo que se esconde realmente tras Metro.

La supervivencia al final se resume en que no te maten y que no se acabe la munición o las máscaras y sus filtos (y los botiquines), porque no hay curación avanzada como en Far Cry 3 o en el Snake Eater. Es más survival acción.

Los diseños de los humanos están llenos de detalles, especialmente en PC– La IA de los enemigos no humanos, bastante desastrosa y errática.

El doblaje al castellano es genial porque tiene actores de doblaje profesionales, pero como hay muchos personajes pues al final las mismas voces se repiten muchas veces y cansa escuchar a 10 personajes con la misma voz.

– La trama no siempre está clara y a veces da la sensación de que avanzamos no para saber más sino por inercia, hasta que reconectamos con la historia y vuelve a enganchar.

En conclusión,  los que hayan leído las novelas lo disfrutarán mucho más que los que no, pero en todo caso es una experiencia que hay que probar por la ambientación, los diálogos, los personajes y las opciones a la hora de afrontar situaciones (sigilo o acción). Es sin duda un fps distinto con un comienzo lento pero que luego coge ritmo y merece la pena.

Podéis escuchar el análisis completo que hemos hecho en el programa 3×18 a través de este reproductor:

Datos:

Nombre: Metro: Last Light.
Formatos: PS3, Xbox X360 y PC. Analizado para PS3.
Distribuidora: Deep Silver / Koch Media.
Desarrollador: 4A Games.
Género: Shooter subjetivo / Aventura / survival.
Idioma: completamente en castellano.
Pegi: +18 por violencia y tacos.
Precio: 44,95 € para PC y 59,95 consola. La Edición Limitada incluye el “Modo Comando” como contenido descargable, Balas de Calidad Militar Extra para emplearlas en mejoras de armas y equipamientos, junto al Fusil Ruso Modificado, AKSU.
Página web oficial: http://enterthemetro.com/es/

Un pensamiento en “Análisis de Metro: Last Light

  1. ¡¡Hey Miguel, genial!!

    Me encanta la idea de poner cortes del programa en el que criticáis el juego. Genial. La verdad es que no lo he visto en ninguna página web, seguro que os copian. En fin seguir así, que lo estáis haciendo muy muy bien. Nucellar…. te voy a matar jajajajaja. Un abrazo:

    Salvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *