Análisis de Remember Me

¡Recuérdamerlll!La última apuesta de Capcom en juegos de ciencia ficción es un título con ideas frescas que trata sobre la digitalización de los recuerdos y su comercialización.

Su mecánica es un peculiar híbrido entre luchas, plataformas y puzzles, aunque por desgracia no todos sus elementos son agradables y al final lo mejor son sus puzzles mnemónicos y su apartado técnico y artístico.

Una compra a tener en cuenta con algunos apuntes.

CONTEXTO

El juego está ambientado en Neo-Paris en 2084. Tras una guerra que ha asolado Europa, París se ha reconstruido sobre sus cimientos gracias a una revolucionaria tecnología. Una empresa llamada Memorize ha conseguido digitalizar los recuerdos mediante un implante cerebral y se ha convertido en la más poderosa económica y políticamente.

Esto supone no solo que la gente puede compartir sus recuerdos y eliminar aquellos que no le gustan, sino que además es una forma de control al no haber un gobierno propiamente dicho. La contrapartida de este Gran Hermano es que algunas personas han absorbido tantos recuerdos que se les ha corrompido el implante y se han convertido en salvajes con malformaciones que viven exiliados en las cloacas de la ciudad. Las clases adineradas evaden el problema desde sus rascacielos y los más pobres conviven con ello en las zonas bajas.

Ante este panorama, surge un movimiento clandestino llamado Errorismo que promueve la abolición del sistema y la vuelta al estado natural de las cosas. Nuestra protagonista, Nilin, forma parte de este movimiento y además es una cazadora de recuerdos de élite porque puede alterar los recuerdos de la gente con un artilugio especial. Lo malo es que Memorize le ha borrado la memoria y ahora tiene que recordar cuál era su misión.

La protagonista

Aunque las ideas de partida están bien, no te llegas a implicar con la historia porque los personajes no son carismáticos y casi se cuenta más en documentos que en el propio juego (una peligrosa tendencia actual), además de que alguna sorpresa es previsible. En resumen, no mantiene el interés todo lo que debiera pero aún así entretiene.

 

SISTEMA DE JUEGO

Como ya se adelantó, hay parte de luchas, plataformas y puzzles. Empiezas recorriendo un nivel a pie en tercera persona y vas familiarizándote con el entorno, buscando secretos y escuchando a la gente. Entonces, llegado un punto, tienes que saltar y trepar plataformas. El control aquí es como en la mayoría de juegos actuales: el agarre es automático y sólo hay que preocuparse de saltar y avanzar, siempre por donde te indican los avisos virtuales de tu implante.

No te despeñes, Nilin

Después llega un punto en el que te encierran en un espacio con enemigos y comienza la lucha. Puedes atacar, usar tu arma, esquivar y usar poderes especiales, aunque estos últimos necesitan recargarse. Hay que esquivar cuando se marque para evitar daños y golpear todo lo posible para acabar con la chusma, lo que además rellena antes la barra de poder para que puedas sacudirles mejor.

"¡Ven aquí, bribónnn! ¡Que te pego leche!"

Y por último, en algunos momentos tienes que resolver pequeños puzzles y, sobre todo, remezclar los recuerdos de alguien para cambiar sus motivaciones. Entonces accedes a una realidad virtual chulísima donde se trata avanzar y retroceder los hechos como si estuvieras manejando un vídeo.

El sistema es una mezcla entre manejar una película que te pones en casa y jugar a una aventura gráfica: hay que parar en el momento exacto donde hay algo que alterar, y pulsar un botón si crees que conviene hacerlo. Lo mejor es que hay varias posibilidades, tanto buenas como malas, y que las irás viendo porque no siempre está clara la solución. Con todo, aunque sea lo más impactante del juego, es algo mucho más sencillo que lo que parecía en los tráileres. Hay que fliparse lo justo.

Dj Nilin in session

 

LOS COMBOS

Este elemento tiene dos partes: una es el Laboratorio de Combos, y la otra es usarlos en peleas del juego. La creación, que es lo más curioso, parte de una serie de movimientos prefijados.

El sistema funciona así: tienes una línea con una serie de ranuras para asignar botones. Un botón pega puñetazos y el otro patadas, pero además cada uno puede tener efectos distintos como más potencia de golpe o recuperar salud. Los efectos de cada botón (por ejemplo, un puñetazo más fuerte o una patada que te recupera vida) puedes insertarlos en cualquier ranura de tu línea de combo: tú decides lo que te conviene.

Con el tiempo ganas más líneas de combo y desbloqueas nuevos efectos de botón, así que acabas teniendo varios combos distintos para usar. La clave es que cada uno comienza con un botón prefijado que no se puede cambiar, lo que te ayuda a recordarlos porque además tienes que memorizarlos.

Una vez que tienes listo tu combo y que te lo sabes, sales del menú y puedes usarlo en las peleas, que son intensas. La única restricción es que se cortan si te equivocas o si te dan un golpe, así que conviene enfrentarse de uno en uno. La única manera de recuperar vida en combate es mediante el efecto de recuperación de los botones que hayas asignado. Ya después, por si acaso, hay una máquina para curarte.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Remember Me funciona con un motor Unreal potente e incluye la tecnología PhysX para animar cosas complejas como una tela que cae. Esa es la parte buena, porque en cuanto a rendimiento en consola tiene una desincronización vertical bastante molesta y las animaciones de las caras son limitadas.

La suerte es que se enmascara con un diseño visual impresionante: mezclan arquitectura clásica de París con tecnología futurista y gente corriente con robots, todo bien modelado y detallado. Hay vistas muy bellas y todo está cuidado: desde los carteles de papel hasta los hologramas. Mención aparte para los efectos visuales de visión borrosa y de corrupción de datos.

Un centro comercial cualquiera de Neo-Paris

Los efectos de sonido y las voces también tienen buen nivel, más en inglés que en español, donde además están desincronizadas. Pero la palma aquí se la lleva la música de Olivier Deriviere: una mezcla muy chula de instrumentos clásicos con música electrónica que acompaña perfectamente. Y lo mejor es que, durante los combates, evoluciona en función de tu estado: es más limpia cuando estás bien, y se va distorsionando conforme recibes daños. Digno de escuchar.

Puedes apreciar algunos fragmentos en nuestro análisis radiofónico:

 

PEGAS

Las partes de plataformas y de lucha no funcionan del todo. Las primeras porque la cámara se queda fija en ángulos cuestionables y porque no siempre está claro el camino pese a las ayudas. Y las segundas porque no están bien pensadas para enfrentarse a varios oponentes sino que es más como en un juego de lucha, un uno contra uno, y eso no ayuda.

 

CONCLUSIÓN

En conjunto es buen juego, pero no es ni mucho menos todo lo excelente que podría ser. Como fallan sus luchas y sus plataformas, que son lo más habitual, acaba siendo tedioso porque la historia tampoco te atrapa. No obstante, si lo encuentras barato y te gusta la ciencia ficción, puede ser una compra interesante por su apartado artístico y sus ideas innovadoras.

 

DATOS

  • Plataformas: PC, PS3 y Xbox 360
  • Género: acción con plataformas y puzzles mnemónicos
  • Desarrolla: Dontnod Entertainment
  • Distribuye: Koch Media
  • Jugadores: 1
  • Idioma: voces y textos en castellano o en el idioma que quieras, incluso mezclando
  • PEGI 16 por violencia y tacos
  • Precio: la versión de PC cuesta 39,95 €  y las de consola 59,95 €.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *