Análisis de Dynasty Warriors 8

Logo de Dynasty Warriors 8Golpes, golpes y más golpes al estilo oriental. Bueno, y MUCHO contenido desbloqueable. Así a grandes rasgos es lo que nos espera en Dynasty Warriors 8. Los fans de la saga están de enhorabuena porque este nuevo título llega cargadito de contenido para ir descubriendo, y a continuación os lo describimos.

Koch Media sabe que Dynasty Warriors tiene una legión de fans en oriente, y quizás aquí no tanto, pero los de aquí son los suficientes como para traernos la saga. ¿Qué tiene que guste tanto a los que hay en España? El estilo de lucha, absolutamente caótico porque hay cientos de personajes en pantalla. Y el contenido incluido, porque lejos de venir en pesados y caros DLC, Tecmo Koei ha hecho una de “hazte con todo… desde el principio“. Sí, seguramente salga más en DLC en el futuro, pero os podemos asegurar que con lo que ha venido en el disco tenéis para muchas, muchas, muchas horas de juego y desbloqueo.

Centrándonos en lo importante, Dynasty Warriors 8 llega absolutamente lleno de combosDynasty Warriors es un hack and slash en el que, nuevamente, nos enfrentaremos a cientos (y miles) de enemigos usando golpes y golpes y desencadenando combos que masacren a cuantos más, mejor. Para aumentar la efectividad de dichos golpes tenemos dos sistemas: un nuevo ataque Musou (los Musou son combos, en esencia) que se suma a los dos que ya había antes, y el sistema Heaven-Earth-People, que da un toque estratégico a las batallas ya que cada elemento es superior a otro y no hay ninguno mejor. Cuando nos enfrentemos a un enemigo con un elemento inferior saldremos ganando por mucho, pero en el caso contrario más nos vale no estar cerca de su ataque.

Todo lo que vayamos haciendo en este modo Historia se irá guardando para poder usarlo a nuestro gusto en el modo Libre, configurando las batallas como queramos, y por supuesto en la galería para poder ver repeticiones, galerías y mucho más.

Hasta aquí no habría problema alguno de no ser por una serie de pegas que pesan mucho y que explican por qué en nuestro país no hay muchos adeptos hay tanto enemigos en pantalla que es casi imposible diferenciar nada...(aunque los que hay son fieles al extremo): para empezar, los combates son absolutamente caóticos, hay tantos enemigos en pantalla que ver el elemento de los jefes finales es muy difícil. Además, la IA de los enemigos es inexistente y se limite principalmente a seguirnos a donde vayamos y, de cuando en cuando, intentar golpearnos.

Por otra parte el apartado técnico es muy pobre en comparación a lo que hemos visto en esta generación. Los modelados son buenos en algunos casos, pero en general se ha disminuido mucho el nivel de detalle para que todo vaya fluido siempre, que se ha logrado, pero da la impresión de que se ha reducido demasiado. Además ahora el juego llega totalmente en inglés, algo injusto ya que el 7 llegó con los textos traducidos, y ahora ni eso. Y para colmar el vaso el doblaje al inglés está muy poco inspirado, con frases sin apenas emoción y que se repiten una y otra vez.

Por fortuna tenemos modo cooperativo tanto online como offline y sin pass, todo un detalle por parte de la desarrolladora, y el contenido a desbloquear es impresionante, así que los fans de Dynasty Warriors van a estar muy satisfechos al ver cuánto va a durarles el juego. Eso sí, los que busquen un Street Fighter, Tekken o, por el género, un God of War, Dante’s Inferno, Devil My Cry o similares van a sentirse engañados porque esto es radicalmente distinto en la forma.

Podéis escuchar el análisis en el programa 3×22 en este reproductor:

DATOS:

Género: hack and slash
Plataformas: PS3, Xbox 360.
Plataforma analizada: PS3.
Desarrolladora: Tecmo Koei.
Distribuidora: Koch Media.
PEGI: 16
Contenidos: violencia.
Idioma: totalmente en inglés.
Precio: 54,95 €.
Web oficial: http://www.tecmokoeiamerica.com/dw8/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *