Análisis de Far Cry Primal

Far Cry PrimalDespués de varias entregas numeradas y de ese genial Far Cry 3: Blood Dragon, Ubisoft vuelve a quitar el número y pone un apellido independiente a la saga Far Cry: añade Primal. Y bien añadido porque ese Primal hace referencia a lo anterior, a lo primero, y de hecho retrocedemos 12.000 años y llegamos al año 10.000 AC, la edad de Piedra, el Mesolítico.

Esto implica que podéis olvidaros de disparar pistolas, escopetas, fusiles y conducir coches. Aquí todo es básico: piedras, lanzas, cuerdas incluso dominio del fuego. Far Cry Primal busca que nos sintamos auténticos cazadores y seamos depredadores… o presas, según el caso.

MÁS MAPA QUE TRAMA

Pero, ¿y la historia? Pues aunque la hay, otra cosa es que sea profunda, intrigante o interesante. La trama es sencilla: somos Takkar, un guerrero de la tribu wenja. Una tarde somos masacrados tras una cacería que acaba con casi toda nuestra tribu y, tras un largo camino, llegamos a la mítica ciudad de Oros, que en otros tiempos fue grande y rica, pero ahora está en las últimas por culpa de dos tribus salvajes: los Udam, caníbales, y los Izila, amos del fuego. Nuestra misión es recorrer Oros encontrando a nuestra gente desperdigada, liberando zonas para que ellos las puedan ocupar, y mejorar tanto nuestras habilidades como equipamiento para hacer frente a las amenazas.

Far Cry PrimalEstas amenazas serán tanto humanas (esas tribus) como animales, la mayoría brutales. De esta forma el paso entre cazador y presa es tan rápida como ir a cazar un ciervo y en el paseo encontrarnos una bestia. Para hacer frente a este peligro debemos mejorar nuestras habilidades, y para ello a su vez debemos llevar a cabo misiones (tanto principales como secundarias) y establecer contacto con algunas personas que están perdidas o escondidas por el mapa para que nos enseñen habilidades fundamentales para, en algunos casos sobrevivir, y en otros vencer. En el fondo todo se basa en ganar experiencia y desbloquear nuevas acciones.

En todo caso no os esperéis giros de guion ni nada similar: este Primal se centra en nuestra relación con el entorno y la adaptación y supremacía para lograr conquistar el territorio. La historia, por tanto, es lo de menos.

Centrándonos en el vasto mundo abiertono vamos a huir de la famosa polémica que saltó hace unos días: los mapas tiene parecidos más que sospechosos con anteriores juegos, pero dado que es enorme y se le puede sacar mucho jugo, creemos que no es tan relevante su teórica falta de originalidad y que para nada afecta a la jugabilidad.

Far Cry PrimalEs un juego que está totalmente abierto desde el minuto uno pero no se muestra entero: según vamos avanzando vamos descubriendo las zonas y lo que hay en ellas, que es mucho. En la versión de PS4 al pulsar el panel táctil abrimos el mapa y vemos lo que hemos hecho visible y los iconos correspondientes a sus contenidos. Por fortuna hay filtro, así que podemos ver o todo a la vez o solo ciertas cosas como misiones principales, secundarias, lugares de caza, coleccionables, etc.

Las misiones se dividen por dificultad y podemos ir a cualquiera en cualquier momento, pero no es recomendable ir directamente a por las difíciles ya que nuestra falta de experiencia y ausencia de defensas fuertes hará que los enemigos nos derroten. Y lo mismo pasa con el propio terreno, ya que en las zonas heladas podemos morir de frío en segundos.

Far Cry PrimalHablando de “ir”, lo bueno es que Far Cry Primal conserva muchos elementos clásicos de la saga, entre los que se encuentran los puntos de viaje rápido, que son de dos tipos: los campamentos y las piras de fuego. En cuanto conquistamos los primeros y encendemos las segundas, se desbloquean para habilitarnos el ahorro de terreno. Lo malo es que usarlos nos priva de ver eventos aleatorios por el mapa que nos pueden dar habitantes para la tribu y estos habitantes nos dan recompensas, así que hay que elegir.

También queremos insistir en tres asuntos muy importantes que merecen que hablemos de ellos con calma: el sigilo, la creación de armas, el fuego y los animales. 

SIGILO

En Far Cry Primal podemos hacer como en otros títulos de la saga: ir por la espalda de los enemigos y acabar con ellos en silencio para así evitar alertar a otros. Esto por supuesto no funciona con todos y para los más grandes hay que desbloquear la habilidad correspondiente. Es muy recomendable cuando vamos a zonas de enemigos duros de roer. Mejorando el sigilo podremos llegar a poder matar a más de uno a la vez, pero no siempre va a ser posible y nos veremos abocados a la acción directa.

Far Cry Primal

Para ayudarnos con el sigilo contamos además con un búho que nos sirve de chivato. Lo llamamos con el botón superior de la cruceta y puede sobrevolar una zona para marcar enemigos y así nosotros saber de antemano qué nos vamos a encontrar.

Y como segunda ayuda tenemos el clásico lanzamiento de piedras para distraer al enemigo y alejarle de una zona que queremos más libre, luego ya de nosotros depende si dejarle vivo o matarle.

ARMAS

Pero resulta que en lugar de sigilo queremos ir directos al grano con las armas, o hemos sido cazados en pleno intento silencioso y queremos atacar. En ese caso tendremos que contar no solo con armas sino con la capacidad de crearlas en el momento. Para ello Far Cry Primal exprime nuestra rama de cazadores natos: por todo el mapa hay objetos que nos sirven para crear cosas: maderas, piedras, animales que una vez muertos nos dan piel o grasas, etc.; con estos materiales en nuestra bolsa podemos ir al menú de creación y crear sobre la marcha arcos, flechas, lanzas, etc., según tengamos de desarrolladas las habilidades. Es un proceso rapidísimo y cuando lo activamos la acción de fondo se ralentiza mucho y da tiempo a hacerlo.

Far Cry Primal

Al principio nuestra bolsa de objetos es muy limitada y la capacidad de crear también, pero en cuanto vayamos mejorando podremos albergar más cosas y crear armas más potentes.

EL FUEGO RENACE 😉

Estamos en la Edad de Piedra y el Hombre ya sabe que el fuego puede ser un poderoso aliado: sirve para calentarse y también para ahuyentar a las bestias o incluso quemar enemigos. Pero también puede ser un enemigo si prendemos fuego a zonas en las que luego nos quedemos encerrados.

Far Cry Primal

En Far Cry Primal el fuego funciona muy bien y bien usado es devastador, pero ojito con lo que quemamos y cuándo. Podemos desde generarlo nosotros en una sencilla hoguera hasta prender nosotros mismos nuestras armas sin necesidad de hogueras cerca. Lo que debemos tener claro es que nosotros no seremos los únicos usando el fuego: el enemigo no se va a cortar un pelo.

LOS ANIMALES

Takkar estaría bien perdido y casi jodido vencido en el mapa dada la cantidad y variedad de bestias dispuestas a atacarle, hay desde tejones a mamuts. ¿Cómo han solucionado eso? Con una característica llamada El Señor de las Bestias: la habilidad de domar a ciertos animales para que nos ayuden. Eso implica poder tener una mascota a nuestro lado, solo una. Si queremos utilizar a otro animal, hay que despedir al que tengamos en ese momento.

Far Cry PrimalEstos animales pueden ser de varias razas, y todos ellos requieren un nivel de habilidades a cada cual más alto. Ahora bien, su ayuda puede ser realmente efectiva ya que son capaces llegar a cazar animales grandes que luego nos provean de alimento y recursos o incluso derrotar a enemigos a distancia. Esta sin duda es la característica más interesante: marcamos a los enemigos y luego le decimos al animalico “ve a por ese” y al instante, si puede llegar a él, irá contra el personaje en cuestión y le atacará hasta acabar con él o hasta que le maten.

Si le matan tendremos que llegar hasta él y reanimarlo con un trozo de carne. Aquí hay un aspecto muy interesante porque si le dejamos quieto unos segundos, directamente se pondrá a comer el cadáver que esté más cerca y de esa forma recupera vida sin que nosotros tengamos que gastar carne. Hay que reconocer que si tenemos a una bestia fuerte a nuestro lado, la conquista de campamentos y piras se puede hacer muchísimo más llevadera. La IA funciona bastante bien aunque a veces hace cosas raras que luego comentaremos.

AYUDAS Y SEÑAS DE IDENTIDAD DE LA SAGA

La penúltima ayuda con la que contaremos es la visión del cazador”, que se activa con el R3 y pone el escenario en gris, destacando en amarillo lo que sea de interés o con capacidad de interactuar. En rojo están las pistas activas de una misión si la estamos llevando a cabo. Gracias a este modo encontraremos recursos rápidamente. Lo malo es que al final hay uso y abuso porque aunque se acaba al cabo de varios segundos, no necesita recarga y podemos activarla una y otra vez.

Far Cry PrimalEn último lugar a nivel ayudas tendremos el regreso del indicador de detección del enemigo: una línea curva que se va rellenando de blanco conforme nos van detectando. Si se llena y parpadea es que nos han visto y van a por nosotros. Si desaparece es que nos han dejado de ver pero ya van a estar buscándonos. Con esto hay que tener cuidado porque los enemigos pueden llamar pidiendo refuerzos que no tardarán en llegar.

Igualmente vuelven las opciones para curarnos: manteniendo el triángulo podremos desde comer un cacho carne para recuperar salud a ver una animación como que se recoloque un dedo o se saque un pedazo de flecha. También las animaciones para la escalada de salientes y otros tanto estándares de la saga, como el destripamiento de animales que ya habíamos visto en anteriores juegos.

VISUALMENTE NOTABLE, SONORAMENTE SOBRESALIENTE

A nivel audiovisual el nivel es bueno, especialmente en los rostros y en las luces, donde da el do de pecho y muestra detalles y efectos muy vistosos. Hay ciclos de día y noche con estampas nocturnas realmente chulas (y peligrosas, dadas las bestias que salen de noche). Todo se mueve a 30 fps estables aunque es verdad que la recreación del agua deja un poco que desear.

Lo que sí hay que aplaudir es el nivel sonoro, empezando por el doblaje ya que han creado un idioma totalmente nuevo. Por fortuna contamos con subtítulos en perfecto español. Las interpretaciones son de calidad y están perfectamente sincronizadas.

Far Cry Primal

Comentario aparte se merece el sonido de las bestias y su efecto en el entorno, que son geniales y nos meten de lleno en la salvaje tierra de Oros. La música de Jason Graves, un acostumbrado a las bajas frecuencias (Dead Space) aquí hace lo propio con los sonidos tribales y una música que siempre acompaña aunque se eche en falta un tema principal potente.

PEGAS 

Como os decíamos, la trama es leve y sin sorpresas y no empatizas con nadie. Los secundarios tienen su aquel, pero no resultan ni memorables ni divertidos (a excepción de uno muy loco con ideas propias de un premio Darwin). Dado que este Primal tiene elementos sobrenaturales, se les podía haber sacado más jugo en la historia, pero no es así.

La IA del enemigo es extraña porque a comportamientos acertados se suman una capacidad de visión del enemigo demasiado elevada y hasta desmedida en ocasiones. Otras veces estás casi delante y no reaccionan, pero en general el nivel de tolerancia es demasiado bajo y el sigilo se acaba con poco que te descuides.

Far Cry Primal

La IA de tu animal si entra en bucle es lo peor: no responde bien y puede ser suicida: si le están atacando por todas partes en lugar de volver a ti para que le cures, se lanza a lo bestia contra todos y en cuestión de segundos te quedas sin él.

Hay cierta ausencia de puntos de control que hacen que si mueres en sitios difíciles, tengas que comenzar desde cero, y desespera. A esto hay que sumar ciertos problemas de programación que hacen que lograr un objetivo sea por momentos imposible. Por ejemplo: yendo a una zona a cazar un animal en concreto que necesitas para fabricar algo y al juego le da por no mostrarte ese animal en ningún sitio, obligándote a salir de la partida y volver a entrar para que todo vuelva a la normalidad.

Por desgracia también contamos con fallos gráficos que muestran objetos voladores, temblorosos, atravesando paredes, etc.

CONCLUSIÓN

Aunque este Far Cry Primal podría haber dado más de sí, sobre todo a nivel historia, es justo reconocerle que se arriesga y pone toda la carne en el asador para hacernos sentir literalmente en la Edad de Piedra, ponernos en medio del bosque entre bestias y convertirnos en depredadores y presas. Pero podría haber tenido más profundidad y arriesgar un poco más, además de llegar más depurado para el comportamiento no humano. Así que el que busque un mundo abierto sin disparos ni coches sino más natural y puro, por así decirlo, le va a encantar.

Podéis escuchar nuestro análisis en el programa 6×09 a partir del minuto 27:45:

DATOS

Desarrolladora: Ubisoft.
Distribuidora: Ubisoft España.

Género: mundo abierto, acción.
Idioma: voces en wenja, textos en perfecto castellano.
PEGI: 18+ por violencia y sexo.
Plataformas: PS4, Xbox One y PC.
Analizado para PS4.
Precio: 59,95 para consolas y 54,95 PC.
Web oficial: http://far-cry.ubisoft.com/primal/es-ES/home/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.