Análisis de Resident Evil VII

Cinco años después del polémico Resident Evil 6 llega la séptima entrega de la saga ahora con la coletilla “Biohazard”, que es el nombre japonés de la franquicia. El objetivo de Capcom era doble: por un lado, volver a las raíces originales del Survival Horror que se habían perdido y, por otro, ofrecer algo nuevo en términos de guion y de puesta en escena. Y ya adelanto que lo han conseguido.

 

Capturas tomadas desde PS4 Pro

LA PREMISA

El protagonista es un americano corriente, Ethan Winters, que recibe un misterioso e-mail de su mujer, Mia, desaparecida hace 3 años, en el que dice que está en una plantación de Luisiana. Ethan se niega a darla por muerta y viaja hasta allí, donde le espera una mansión decrépita con una familia disfuncional y psicópata que le retendrá contra su voluntad. El objetivo de Ethan será descubrir qué ha pasado con Mia y tratar de escapar con vida de esta especie de Matanza de Texas.

La (nueva) mansión de los horrores

 

EL GUIÓN

Es un guion típico plagado de clichés, tanto del género como de la propia franquicia o en general del diseño japonés de videojuegos, pero funciona muy bien, especialmente por la ambientación tétrica de pantano. Te involucras con Ethan, hay alguna sorpresa y los personajes tienen gracia aunque no estén desarrollados. Hay dos finales, bueno y malo, en según una elección que haces en el último tramo aunque no lo veo necesario: hubiera sido más creíble un final según tus actos de todo el juego y no en base a eso.

Todo muy acogedor

Lo mejor es que es una historia cerrada: pase lo que pase en el futuro, ofrece toda la información esencial. Por ahora han sacado dos paquetes de contenido adicional de pago que no aportan gran cosa en términos narrativos porque como digo está todo contado ya. Creo que el mejor es el segundo (Grabaciones Inéditas Vol. 2) porque aporta nuevas mecánicas. Me intriga, eso sí, el capítulo corto gratuito Not A Hero que se lanzará en primavera y que parece ser que irá al margen de la campaña de Ethan.

 

¿SECUELA O REINICIO?

Sin desvelar demasiado puedo confirmar que no es un reinicio: es el capítulo 7 con todas las de la ley porque continúa los eventos de la franquicia ambientándolos en 2017 y en un entorno más remoto. La cuestión es que está pensada para acoger a nuevos fans porque no necesitas conocer los hechos anteriores aunque ahí están: guiños, homenajes, etc.

Revisión del recibidor de la primera mansión vista en la saga

Todo bajo una nueva amenaza biológica (de ahí lo de Biohazard, que me da que lo ponen porque pretenden cambiar el nombre occidental de la franquicia y ponerlo como coletilla es el primer paso). Nunca antes la unión de los dos nombres de la franquicia en el título había tenido más sentido: es un lugar con inquilinos malvados (Resident Evil) que a la vez supone un peligro biológico (Biohazard).

 

¿UN SOLO ESCENARIO?

Aunque cueste creerlo, no se hace pesado el moverse por la mansión porque está muy bien llevado. Vas abriéndote paso poco a poco por las estancias y siempre hay algo que te invita a volver atrás para acceder a esos sitios a los que antes no podías. Aunque, claro, como en todo buen Resident clásico, la mansión es solo el comienzo

Hay otras localizaciones en la mansión

 

MECÁNICAS

Son las típicas de todo Resident adaptadas a una vista en primera persona. Es decir, que hay que explorar, resolver puzles, atacar y sobrevivir a enemigos, crear útiles usando distintos elementos y administrar tu inventario de armas y objetos. Por lo general hay muchas más cosas a tu disposición de las que puedes cargar y para ello tienes que usar los baúles que hay en las habitaciones de salvado, único lugar seguro de todo el juego. Todos los baúles del juego comparten el mismo contenido y es la única forma de trasladar tu inventario de unos puntos a otros. Como es habitual, también puedes recoger mapas de cada zona que se actualizan en tiempo real con tu avance.

Reinvención del inventario tradicional

Ahora además se añade a la fórmula una variante de sigilo al estilo Alien Isolation porque hay enemigos invencibles de los que tienes que esconderte, algo muuuy tenso, y por eso puedes ir agachado haciendo menos ruido incluso por espacios estrechos. También conviene cerrar las puertas a tu paso para que los enemigos corrientes no te sigan aunque los que son invencibles te pueden seguir por todas partes. Esto complica mucho las cosas al principio hasta que avanzas y consigues armas dignas, aunque hay momentos en que se recupera la experiencia tensa de tenerte que esconder.

Por último, se han añadido relatos cortos a modo de cintas VHS que puedes ver en los reproductores que hay por la casa (se incluye el visto en la demo). En estas historias encarnas a otros personajes en un momento anterior del relato, lo que te permite descubrir información relevante sobre el trasfondo y pistas para avanzar. Son un buen invento porque rebajan la carga narrativa de los documentos que encuentras por la casa y resultan más interesantes al ser interactivos.

 

EL SALTO A PRIMERA PERSONA

Le sienta fenomenal. Curiosamente ya se había usado antes en el spin-off Resident Evil Survivor de PS One, en el que a ratos podías moverte y atacar en primera persona, aunque ésta es la primera vez en que todo el juego funciona así. No resulta nada forzada la vista y funciona perfectamente porque no hay acción frenética y los enemigos tienden a ponerse delante de ti, lo que denota que se diseñó pensando en gafas de RV.

Gracias a la unidad de demostración de una tienda pude probar 10 minutos del juego final con las PS VR y me parece brutal; de comprarse las gafas. Las pegas son las habituales: el precio, el dichoso cable que te cuelga y la bajada de calidad en resolución y texturas, pero la experiencia compensa.

La sensación que transmiten las gafas durante el tutorial la introducción es la de estar de pie en mitad de una sala de cine cuadrada y de tamaño medio mirando hacia la pantalla. Miras alrededor moviendo la cabeza y te mueves e interactúas usando el mando. Por defecto vas a donde marcas con el mando, aunque puedes escoger también moverte adonde marques con la cabeza. Se tarda poco en acostumbrarse y no me maree nada. Luego, una vez que arranca el juego y manejas a Ethan, es como si las paredes, el techo y el suelo de la sala de cine desapareciesen y estuvieras en un entorno virtual. Si se pudieran realizar acciones sin el mando ya sería casi real, pero tal y como es resulta creíble por la profundidad y las dimensiones de todo. Hay que ver para creer.

La inmersión es total con las gafas de VR

Para redondearlo, Capcom ha puesto a la venta la llamada “vela 4D”, que desprende olor a madera vieja y a sangre durante varias horas, y que es el complemento ideal para una inmersión completa. Si eres fan, y sobre todo si tienes las PS VR, me la compraría.

 

TRASLACIÓN DE LAS MECÁNICAS CLÁSICAS

Han hecho una gran traslación de los elementos que había en tercera persona a esta cámara subjetiva. Se mantiene parte del armamento clásico, tanto armas cuerpo a cuerpo como de fuego, aunque se restringen las posibilidades de ataque: aunque puedes mover el cursor, a la hora de atacar solo hay dos formas: ataque normal o secundario. Todo básico y funcional. También, pensando en la nueva cámara, hay un botón para ponerte en posición de defensa con lo que lleves en ese momento en la mano que reduce bastante el daño. Aun así, la mejor estrategia sigue siendo calcular las distancias y atinar con el arma adecuada en el punto exacto.

 

¿ESCASEZ DE ENEMIGOS?

Comparado con la fauna de los Resident clásicos hay pocas variantes pero no se necesitan más. Lo que hay está justificado y se usa con acierto, especialmente los miembros de la familia Baker, que son invencibles. Destacan también los enemigos más erráticos y los que, a modo de Alien Isolation o Dead Space, pueden moverse de unas estancias a otras a través de conductos. Sudores fríos asegurados.

 

DIFICULTAD

Lo he jugado en modo normal y puedo decir que el primer tramo sí que es más difícil que la media de la saga por la mecánica de sigilo y lo pelado que vas, pero luego se hace más llevadero (sobre todo al final que te dan muchas bombas). En general no me parece un juego difícil aunque tenga picos exigentes porque se puede grabar partida sin límites y tanto los puzles como los enfrentamientos son asequibles.

A punto de tener una encarnizada lucha

En el caso de los jefes finales, es cuestión de descubrir sus puntos débiles y qué tipo de arma usar porque tienen un reducido número de rutinas de ataque y casi siempre son predecibles. Ni siquiera los útiles o las balas son un problema si te administras bien. No se han complicado demasiado porque está pensado para VR y nuevos fans.

 

DURACIÓN

En comparación con otros juegos de la saga Resident es corto porque te lo puedes terminar en unas nueve horas, pero no necesita más: tiene la duración apropiada para lo que cuenta sin recurrir al relleno. Yo he tardado 12 horas por cobarde y minucioso. Además, hay incentivos para jugar a una partida nueva porque se mantiene tu inventario y desbloqueas nuevos útiles en función de cómo hayas jugado.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

En términos generales está muy bien. El RE Engine mueve todo con fluidez a 60 fps (necesarios para VR) y se adapta a la medidad de cada plataforma usando la optimización Simplygon: en PC se alcanzan las mayores resoluciones, efectos y nitidez, después estaría PS4 Pro (que renderiza a 1260p con mejoras en luz y nitidez), luego PS4 (a 1080p) y finalmente Xbox One (1080p con menos detalle y la peor fluidez).

Aunque los diseños no destacan especialmente por su originalidad y podrían usarse más polígonos para los modelados, los efectos visuales y las texturas componen una atmósfera a ratos cinematográfica y a ratos de VHS que te mete el miedo en el cuerpo con mucha verosimilitud por lo acostumbrados que estamos al cine de serie B.

Una escalofriante puesta en escena

La ambientación la redondea el apartado sonoro, de lo más cuidado que he escuchado desde Dead Space, con su equilibrada mezcla, su tétrica música (SUBIR) y sus trabajados efectos sonoros. Se cuidan detalles como las diferentes texturas y acústicas como, por ejemplo, que te acerques a una ventana y escuches soplar el viento de afuera, o que no pase nada pero haya crujidos y susurros raros a tu alrededor. Digno de experimentar con un home cinema o unos buenos auriculares envolventes. En las voces hay de todo: en versión original no hay pegas aunque en español hay interpretaciones que desentonan.

Puedes escuchar fragmentos de la banda sonora y de las voces en nuestro análisis radiofónico (de 12’14” a  34′ 08″):

 

PEGAS

  • Se nota la línea de dibujado a media distancia (incluso en PC a tope) y en consola hay algo de popping en los elementos del entorno que aparecen según avanzas.
  • Hay texturas que cargan en tu cara de repente. No es grave pero ahí está de cuando en cuando.
  • Las primeras cargas de cualquier partida son largas. Por suerte al reintentar apenas se notan.
  • El paso de la campaña principal a una historia en VHS y viceversa tarda en cargar, a veces demasiado. Se debería solucionar.

 

CONCLUSIÓN

Es una gran entrega de la saga Resident, la renovación que ésta necesitaba y un punto de entrada ideal para los que no la han jugado nunca. Si buscas una experiencia de terror del bueno, del que te hace estar intranquilo y temiendo por tu vida, es tu juego. Recomendado a fans del género a quienes que les gustasen Alien Isolation, Amnesia, Outlast o Dead Space.

 

DATOS

  • Plataformas: Xbox One, PS4 y PC
  • Analizado en: PS4 Pro
  • Género: Survival Horror en primera persona
  • Jugadores: 1
  • Desarrolla: Capcom
  • Distribuye: Koch Media
  • Idioma: español
  • PEGI: 18 por violencia extrema (según PEGI) y lenguaje malsonante
  • Precio: Más barato una vez más en físico. Para PC, la edición normal cuesta 44,95 € en físico y 49,99 en digital. En consolas sale por 64,95 € en físico en ediciones normal o con portada lenticular (solo en ciertas tiendas), y 69,99 en digital. También hay una edición coleccionista que sale por 149,95 e incluye, además del juego, una carátula exclusiva, una réplica de la mansión de los Baker, un libro de arte del 20 aniversario de la saga, 5 litografías, un pendrive USB con aspecto de dedo seccionado, y el DLC Survival Pack: Action Set (acceso inmediato al modo Manicomio, misteriosa moneda de la suerte, ítem consumible hierbas y medicinas de primeros auxilios). La “vela 4D” sale por 9,95 €.

Analizado gracias a una copia promocional proporcionada por Koch Media y con la campaña terminada, los DLC vistos y usando un Survival Pack de DLC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.