Análisis de Wonder Boy: The Dragon’s Trap

Un reducido grupo de franceses fanáticos de Wonder Boy III (Master System, 1989, por la extinta desarrolladora japonesa Westone) lo han actualizado para homenajearlo y darlo a conocer al gran público como uno de los grandes juegos que definieron la era de los 8-bit.

Sus esfuerzos han dado un gran fruto a reivindicar para todos los fans de las plataformas y la acción: este The Dragon’s Trap, un exclusivo de descarga digital (por ahora al menos).

 

PLANTEAMIENTO

Tirando de un lugar común de la fantasía heroica y el JRPG, consiste en que un valiente héroe armado con escudo y espada debe derrotar al dragón que amenaza su villa. Las peculiaridades de este relato son que el malo es un “meka-dragón”, claro que sí, y que, al derrotarlo, convierte al protagonista en lagarto. Ahora, para deshacerse de la maldición, el protagonista tendrá que recorrer diferentes zonas de Monster Land y vencer al resto de dragones hasta recuperar su forma humana.

Esto es todo. No hay un gran guion detrás ni falta que hace.

 

ESTILO DE JUEGO

Los desarrolladores lo resumen acertadamente como “el bebé que tendrían Zelda, Metroid y Mario”.  Esto quiere decir que es un juego de plataformas de avance lateral con secretos y puertas por las que entrar como en Mario, que hay que luchar, protegerse, comprar objetos y manejar inventario como en un Zelda, y que el mundo es enorme y está interconectado para que tengas que ir y volver para descubrir todo lo que ocultan sus zonas, como en un Metroid.

La principal característica que lo diferencia es que cada vez que derrotas dragones, que son los jefes de cada zona, adquieres una nueva forma con habilidades propias, 6 en total. Por ejemplo, están el hombre-piraña que nada bajo el agua, o el hombre-ratón que es débil pero permite meterte por huecos y pegarte a ciertos bloques para trepar.

Otras peculiaridades son: que el protagonista tiene cierta inercia y cuesta pararlo en seco, y que los enemigos tienen patrones que te vacilan. Esto último sorprende teniendo en cuenta las limitaciones de la época porque, con muy pocos datos, los enemigos te ponen en aprietos hasta que les pillas el truco (no así los dragones, curiosamente).

 

NOVEDADES

  • Haciendo ingeniería inversa de la ROM original de 1989 han logrado mejorarla con un formato de pantalla 16:9 y tres niveles de dificultad para llegar a todo el mundo. En normal ya es un reto así que no hace falta más.

 

  • Estilo gráfico clásico y reimaginado, este último dibujado a mano por completo. Como suele ser habitual en otras remasterizaciones, puedes alternar al instante entre ambos estilos pulsando un botón e incluso cambian los indicadores en pantalla. Los menús se mantienen actualizados en ambos estilos para no liarla.

  • La banda sonora se ha reinterpretado con instrumentos reales aunque puedes poner la original desde el menú de opciones, incluso activando el chip FM adicional. Lo mismo pasa con los sonidos, que se han reinterpretado aunque puedes poner los originales. Por poder, incluso puedes mezclarlo todo al gusto: aspecto visual, sonoro y musical.

 

  • Por primera vez puedes jugar con una protagonista femenina además del original masculino. No aporta nada más allá del cambio estético porque, de hecho, las transformaciones son neutras.

 

  • Ahora los personajes no manejables que te encuentras tienen unas pocas líneas de diálogo, generalmente cómicas y en algún caso premonitorias.

 

  • Hay pequeños ajustes que apenas se notan, como el movimiento de la forma de ratón una vez está pegado a unos bloques, que ahora es más preciso.

  • Se añade además una galería de contenidos muy chula que se desbloquea en función de tus avances. Incluye diseños, animaciones y hasta extractos de las sesiones de grabación de la banda sonora. Es sencilla pero más completa que otros juegos y todo en un espacio mínimo: menos de 900 megabits.

 

¿REMASTERIZACIÓN O REMAKE?

Definitivamente es una remasterización aunque en la mayoría de medios lo tratan como remake. De hecho, el propio desarrollador contribuye a la confusión porque en sus declaraciones menciona ambos términos. Lo suyo sería decir que es una remasterización porque han actualizado el juego original sin modificarlo, que es lo que sería un remake.


 

DURACIÓN

Unas pocas horas, de cinco a diez, dependiendo de tu destreza y ansia de explorarlo todo. Es la duración apropiada para lo que ofrece sin rellenos inútiles.

 

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Es una preciosidad. El estilo visual es de cómic franco-belga (como Asterix) con toques manga y colores aplicados con acuarela. El artista responsable es el segundo desarrollador de esta remasterización, Ben Fiquet, que ha trabajado en animación tradicional y cuenta con varios comics propios. La mayoría de diseños se han actualizado respetando los originales aunque, en algunos casos, aporta detalles nuevos que enriquecen como es el caso de la zona de playa, donde ha añadido el barco pirata hundido de fondo para anticipar que más adelante entras en él. También se nota su mano es las nuevas animaciones, que están cuidadas como en una película de dibujos.

En cuanto a la música, recibe también una mejora importante. Las composiciones de Shinichi Sakamoto se han arreglado para orquesta por Michael Geyre, que saca todo el partido de estos temazos atemporales con nuevos matices de instrumentos egipcios o japoneses, por ejemplo.

Y el sonido redondea el paquete. La remasterización tiene una gran calidad porque mejora los originales de Master System con grabaciones de estudio e incluso añade otros nuevos como los pasos que da el protagonista. Respeta el material original actualizándolo a las exigencias actuales.

Puedes escuchar la banda sonora en el análisis del programa (desde 67′ 14″):

PEGAS

Se podría decir que hay una, que engloba a todo el juego. Tiene que ver con que responde al diseño de videojuegos de finales de los 80 con todo lo que eso conlleva: da pocas pistas sobre qué hay que hacer (el acabado remasterizado aporta alguna más, sobre todo para encontrar las puertas secretas), las rutas de avance no están claras así que toca usar el método ensayo-error, y si abres la puerta equivocada puedes tener que repetir un nivel entero para poder salir.

Este nivel de exigencia cuesta asumirlo hoy en día, aunque por suerte la dificultad no es desmedida y prácticamente cualquiera se puede acabar el juego. Lo más complicado son las zonas secretas por cada transformación, algo opcional que tampoco aporta una gran recompensa.

 

CONCLUSIÓN

Es la mejor versión posible del clásico Wonder Boy III con un acabado sensacional y pequeños añadidos que mejoran el conjunto. Se nota la pasión por el juego y que han contado con sus creadores originales como consultores. El estudio parisino responsable de esta actualización ha hecho bien en hacer de éste su primer proyecto porque, como han reconocido, el diseño del juego ya estaba hecho y eso les ha permitido asumir menos riesgos. Espero con ilusión lo próximo que hagan y recomiendo a todo el mundo comprar este juego porque cualquiera puede disfrutarlo.

 

DATOS

  • Plataformas: PC, PS4, Switch, Xbox One
  • Analizado en: Switch
  • Género: acción, aventura y plataformas
  • Jugadores: 1
  • Desarrolla: Lizardcube
  • Distribuye: DotEmu
  • Idioma: español
  • PEGI: 3
  • Precio: 19,99 € en todas las versiones

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.