Análisis de Mass Effect: Andromeda

Cinco años después del final del viaje del Comandante Shepard en la trilogía Mass Effect, volvemos a explorar el espacio de la mano de una nueva entrega en la franquicia: Mass Effect: Andromeda.

Éste es un nuevo comienzo en muchos sentidos, tanto para seguidores habituales como para neófitos. Personalmente reconozco que me dejé llevar por los malos comentarios y, pese a cogerlo con desdén, poco a poco me ha ido ganando hasta el punto de que reconozco que es un juego a tener en cuenta pese a sus defectos.

 

PLANTEAMIENTO

600 años después del final de Mass Effect 3 (del que omiten toda referencia para no mojarse), una parte de las razas de la Alianza llegan a otra galaxia, Andromeda. Es un viaje sin retorno que forma parte de una iniciativa privada: colonizar nuevos planetas a millones de años luz de la Vía Láctea. La iniciativa se compone de cuatro naves arca, una para cada raza participante: humanos, asari, turianos y salarianos, además de una gran nave, el Nexus, que sirve de núcleo residencial, cultural, tecnológico y político para todas ellas. El viaje empieza con mucha ilusión y buenas previsiones pero la cosa se tuerce en cuanto los primeros humanos salen de su criostasis: no hay rastro del resto de arcas, Nexus está sin terminar, una raza desconocida les ataca, y lo peor es que muchos de los planetas candidatos no son habitables por culpa de nubes de energía que cubren parte del espacio.

Los protagonistas son dos hermanos que, junto a su padre, algunos oficiales y diversos aliados que se encuentran, tendrán que solucionar sus problemas internos y externos para conseguir un hogar antes de que se agoten los recursos.

 

VALORACIÓN DEL GUIÓN

Es una historia de ciencia ficción espacial típica pero bien contada. Los villanos son claramente malos y los protagonistas claramente buenos, pero es el trasfondo de este universo y, sobre todo, los matices de la convivencia entre especies (con viejas rencillas, racismo nuevo y heredado, luchas de poder, etc.) lo que la hace interesante.

Lo que menos me atrae es que claramente es el comienzo de una aventura mayor que llegará supuestamente en futuras entregas y que no tiene la fuerza que en su momento tuvo el primer Mass Effect: no es solo que sorprenda menos después de tantas entregas sino que se debe a lo que cuenta el relato mismo.

 

CONEXIÓN CON LOS JUEGOS ANTERIORES

Hay nexos que, aunque no son esenciales para este relato, se agradece que estén ahí como trasfondo. Se hace referencia mediante textos o grabaciones a hechos, personajes, especies y costumbres de la Vía Láctea e incluso, cuando es posible, se recuperan físicamente cosas del pasado. Es el caso de la inteligencia artificial Avina, por ejemplo, que hace de guía en distintos lugares. Todo esto sirve de cursillo acelerado al universo Mass Effect para los iniciados y es un buen guiño a los fans.

 

ESTILO DE JUEGO

Mantiene la esencia de la fórmula original de la saga: un juego de rol de acción poco profundo que se muestra a modo de shooter en tercera persona con coberturas. Hay que acumular objetos y equipamiento, administrar recursos, construir útiles, personalizar y mejorar al protagonista, hablar con otra gente, derrotar enemigos, cumplir recados (en forma de misiones principales y secundarias), y establecer alianzas. En este sentido siguen estando las misiones de lealtad para estrechar lazos con la tripulación de tu nave de cara al combate y a futuras entregas.

Además de esto hay un componente importante de exploración de planetas, tanto  en tierra como a nivel orbital. Es un viaje hacia lo desconocido con todas las de la ley.

 

NOVEDADES

Más que innovar, mejora la fórmula:

  • Para empezar, el protagonista es más joven e inexperto y este juego sirve como su forja de héroe. Esto ayuda a involucrarse.

 

  • El sistema de moralidad maniqueo se elimina: nadie te juzga (porque estás en territorio inexplorado y no hay ley). Ahora tus comentarios pueden tener cuatro tonos: emocional, racional, casual y profesional, y las respuestas son acordes.

 

  • Solo tienes tres ranuras para equipar poderes o efectos. Aunque dan bastante juego, antes había más.

  • El propulsor del traje es una de las contadas novedades y te permite, por un reducido espacio de tiempo, alcanzar puntos elevados, lo que unido a la habilidad para agarrarse a salientes y trepar por ellos aporta muchas opciones estratégicas para explorar y combatir. Los niveles potencian la verticalidad, obviamente, y colocan cosas en sitios remotos adrede.

 

  • Hay un nuevo movimiento manual para esquivar rápido usando el propulsor en la dirección que escojas. Es muy útil evitando daño y acerca el juego al género Hack and Slash como Bayonetta.

  • Ahora la clase escogida, llamada “perfil”, no determina tu destino. Invirtiendo puntos de experiencia en tres ramas (combate, tecnología y biótica), se despliegan hasta 7 perfiles a los que puedes acceder cuando quieras.

 

  • Los planetas en los que puedes aterrizar son enormes y puedes recorrer una gran extensión de terreno con localizaciones que visitar. En un planeta, además de enfrentarte a su flora, fauna y clima propios, puedes desde analizar restos con el escáner, hasta cumplir misiones secundarias o colonizar ciertas zonas.

 

  • Se han añadido unos puzles a modo de sudokus en ciertas ruinas de los planetas que te permiten avanzar en tus exploraciones. Son la versión actualizada de los códigos de los juegos anteriores y, aunque no desesperan demasiado, se pueden solucionar con claves que encuentras si no te quieres calentar la cabeza.

 

  • Vuelve el vehículo terrestre para recorrer los planetas: en este caso el llamado Nomad. Este todoterreno de seis ruedas te protege del clima adverso, de enemigos y permite moverse con velocidad y comodidad (más que el viejo Mako) porque recorrer un planeta a pie es mortal tanto en tiempo como en salud. Sus dos modos de tracción, para carretera y para fuera de ella, junto con sus impulsores, te permiten llegar a casi cualquier sitio. También puede viajar al instante entre asentamientos o a la propia nave, y puede desplegar sondas mineras para extraer los minerales de las zonas que se marcan en el escáner al conducir. Han cubierto todas las opciones y de modo sencillo.

  • Crear asentamientos es una de las pocas novedades. Al limpiar un terreno concreto, el Nexus manda colonos y medios para fundar puestos científicos o militares, según tu elección, lo que aporta beneficios como materiales de construcción. Además, cuantos más colonos sean desplegados por la galaxia, más opciones se habilitarán para expandir la iniciativa (por ejemplo, investigaciones más rápidas o mejores instalaciones en el Nexus).

 

  • Finalmente regresa la exploración orbital de planetas y otros cuerpos espaciales, esta vez bien resuelta: una vez que escaneas la zona que te sugieren, directamente te señalan el punto de interés, extraes lo que sea y no hay más. Rápido e indoloro, no como en Mass Effect 2.

 

MODO MULTIJUGADOR

Típico y prescindible, aunque por suerte opcional y no vinculado al avance en la campaña como ocurrió en Mass Effect 3. Consiste en ciertas misiones, en función del día y la hora, en las que defender o atacar una posición, y esto lo puedes hacer en persona, participando con un personaje propio para este modo, o enviando un escuadrón manejado por la máquina, de modo que solo ves los resultados.

Si te unes presencialmente, formas un grupo con otros tres aliados (humanos o IA) para derrotar a oleadas de enemigos. El funcionamiento es el de siempre: puedes crear partida o unirte a una (recomiendo que sea con amigos), hay armas, poderes y mejoras, y puedes personalizar a tu personaje.

 

DURACIÓN

Decenas de horas teniendo en cuenta todas sus posibilidades. Está pensado para durar y como el avance por la trama es lineal no puedes tomar atajos para terminar antes. Hay que tomárselo con calma porque una partida normal no cunde mucho.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

No es puntero pero sí luce contemporáneo, especialmente por el mimo puesto en los diseños, las texturas, las partículas y las luces. El motor Frostbyte permite vistas espectaculares de los planetas e incluso se ha ganado en tiempo de carga con respecto a la trilogía original, especialmente en interiores, que ya no tienen tantas cargas entre habitaciones. Esto se nota especialmente al comparar la actual nave Tempest con la vieja Normandy.

Su rendimiento cumple sin florituras buscando los 30 fps en todas las versiones aunque con diferencias: en PC da la resolución que te puedas permitir con la mejor nitidez y carga posibles, en consolas es más nítido y carga mejor en PS4 que en One (que encima tiene cortes en pantalla), y finalmente en PS4 Pro ofrece la mejor nitidez en consolas domésticas con más profundidad de dibujado.

Gracias al último parche (1.05), además, se han mejorado muchos aspectos como las animaciones al caminar o el poder saltarse las cinemáticas de viaje espacial. Se agradece que lo estén puliendo porque buena falta le hace. Luego entraré en eso.

En cuanto al apartado sonoro, tanto la mezcla de sonido como los efectos y las voces están muy bien, con un doblaje en inglés de nivel similar al de la trilogía original. La peor parte la pone la música compuesta por John Paesano, que no está mal pero tira menos hacia el misterio electrónico ambiental (lo apropiado para un viaje espacial hacia lo desconocido) y más hacia la acción genérica.

Puedes escuchar fragmentos de la BSO en nuestro programa de radio (desde 15′ 22″):

PEGAS

  • Hay personajes que aparecen y desaparecen durante las escenas.

 

  • Hablando de personajes, los protagonistas de esta entrega se hacen querer menos que los de la trilogía original porque sus diálogos son peores. Tampoco ayuda que el protagonista, el hermano Ryder que escojas, bromee continuamente con poca gracia.

 

  • No hay ni muchos tipos de enemigo ni muchas especies alienígenas nuevas. Sin contar los bichos alienígenas que sirven de enemigos en el mundo abierto, estableces contacto con tres especies y recoges información sobre una cuarta. Al menos sus peculiaridades culturales los hacen interesantes pero no llenan el vacío de los geth, drell, elcor, volus, hanar o quarianos, que se quedaron en la Vía Láctea.

 

  • Hay animaciones raras en general, sobre todo al caminar o correr, y en los rostros humanos (los alienígenas tienen unas animaciones faciales dignas porque, al fin y al cabo, son inventados y eso les permite alejarse del Valle Inquietante). También se ve a los personajes secundarios de los escenarios o a los enemigos actuar de manera poco creíble, incluso con saltos en sus acciones.

  • El sistema de coberturas no es fiable. Casi mejor estar de pie tras una columna, saliendo cuando toque, que apoyarte en ella.

 

  • Hay popping, aparición repentina de ciertos elementos del escenario. También sucede con las texturas, que se cargan tarde y a capón.

 

  • Hay clipping, solapamiento de modelos que no colisionan bien.

 

  • Hay subtítulos que no entran cuando deben porque hay demasiados diálogos a la vez o porque simplemente no se activan, un clásico en la saga. Conviene tener un buen nivel de inglés para no perder detalle.

 

  • El sistema de cartas para mejorar tu personaje en el modo online. No creo que la aleatoriedad sea buena en un contenido que compras, aunque también es cierto que se da una idea de qué esperar de cada paquete que se vende. El Mal.

 

  • Hay pocas decisiones importantes que tomar, de las que tienen consecuencias para el futuro de la saga. Da sensación de intrascendente, algo a lo que contribuye lo dicho sobre las conversaciones y la ausencia de juicio moral.

 

 

CONCLUSIÓN

Es una buena entrega para la franquicia Mass Effect aunque en conjunto no me parece tan redonda como la trilogía original. Ha logrado pulir su fórmula y renovar el interés en su universo pensando tanto en los veteranos como en los no iniciados en él. Si te gustan el RPG occidental, los shooters en tercera persona y la ambientación espacial, es tu juego. Y si ya conocías la saga es recomendable comprarlo, aunque igual puedes esperar algo más de tiempo a que esté completamente arreglado. Personalmente, espero la segunda parte para ver qué puede dar de sí la galaxia de Andromeda.

 

DATOS

  • Plataformas: PC, PS4, Xbox One
  • Analizado en: PS4 Pro con una copia física que nos ha mandado EA
  • Género: RPG de acción con shooter en tercera persona
  • Jugadores: 1, hasta 4 en multijugador online
  • Desarrolla: BioWare
  • Distribuye: Electronic Arts
  • Idioma: voces en inglés y subtítulos en castellano
  • PEGI: 16 por violencia realista, detalles sensuales y palabras malsonantes
  • Precio: 69,95 € en consolas, 49,95 en PC, tanto en edición digital como física. Para los más fans además hay dos ediciones Nomad que incluyen caja metálica y una réplica del vehículo o una versión de radio control del mismo, en función de lo que quieras gastar.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.