Análisis de Dragon Quest Heroes II

Casi dos años después del primer Dragon Quest Heroes llega su secuela dispuesta a mejorar la fórmula teniendo en cuenta las demandas de los fans.

No es una entrega al uso de esta famosa franquicia de rol japonesa, porque se centra en derrotar hordas de enemigos, pero retiene parte de su esencia y aporta novedades interesantes como un modo cooperativo. Un juego de acción a tener en cuenta.

 

TRAMA

Es nueva e independiente de la saga principal: los primos guerreros Lázaro y Teresa lejos de su tierra natal, se ven envueltos en una conspiración para declarar la guerra entre los siete reinos. Junto a un puñado de aliados que recluten, deberán devolver la paz a su mundo tal y como anunció una vieja profecía.

El nombre de los protagonistas lo puedes cambiar pero no el de sus aliados, entre los que se encuentran personajes de entregas numeradas de la saga como Ebanisto de Dragon Quest VI o Jessica de DQ VIII.

En general no es un guion elaborado ni original pero mantiene el interés lo suficiente como para engancharte, sobre todo porque los personajes se hacen querer.

 

TIPO DE JUEGO

Es del género japonés Musou, que se traduce como “el único”, y que consiste en manejar a un personaje con atributos especiales que puede derrotar hordas de enemigos continuamente, algunos enormes, como un Hack ‘n Slash exagerado. El representante más claro es la franquicia Dynasty Warriors, que precisamente es la base para este juego. Aunque para hacer honor a la franquicia Dragon Quest, en este caso no solo se ambienta en su universo sino que potencia elementos roleros. Así te encuentras con que:

  • El mundo se organiza en torno a ciudades seguras, en las que abastecerte y gestionar tu equipamiento, y los terrenos salvajes que las conectan entre sí. Aquí es donde esperan las oleadas de enemigos, aunque también hay objetos que recoger y cofres del tesoro que saquear. El avance es lineal: primero descubres una ciudad y después sales de ella por el acceso que te permitan para explorar una tierra salvaje.

  • Hay multitud de misiones principales y secundarias. La mayoría en las ciudades.

 

  • Como es habitual en los RPG, los personajes que lleves en tu grupo serán los que más suban de nivel y las armas que más uses aumentarán tu experiencia con ellas desbloqueando habilidades especiales.

  • Hay un inventario para gestionar tu equipamiento y objetos, y también puedes gestionar los miembros de tu grupo desde ciertos puntos del mapa.

 

  • Hay ataques cuerpo a cuerpo, combos, ataques con armas y se pueden usar hechizos a costa de consumir puntos de magia. Los efectos de todo esto se pueden sumar en combate si cada personaje realiza una acción distinta.

 

  • Hay una barra de furia que se va llenando y que, si la activas, te permite hacer más daño durante un tiempo, a lo God of War. Nada revolucionario.

  • Hay teletransporte entre diversos puntos del mapa una vez que los activas.

 

  • El clima es cambiante y afecta al grupo. Por ejemplo: con lluvia no rinden bien.

Por su parte, el control responde bien y es sencillo: hay un botón para saltar, otro para ataque normal, otro para ataque fuerte, uno para interactuar, un gatillo para alternar entre los distintos miembros de tu grupo y otro para acceder al menú de habilidades.

 

NOVEDADES

  • Nuevas tierras que visitar y nuevos personajes que conocer

 

  • Medallas de monstruos: recopilando estos objetos que sueltan algunos enemigos al caer, puedes invocar en batalla a una criatura de su especie para que te ayude. Las medallas que recopilas se muestran en unas ranuras en la parte inferior de la pantalla y desde ahí las puedes seleccionar cómodamente para invocar. Por lo general las invocaciones luchan a tu lado hasta morir, aunque hay unas medallas, las de sustitución, que te permiten controlar a una criatura enorme durante un rato, así que hay que aprovecharlas para curtirle bien el lomo a los jefes.

 

  • Puedes cambiar tu clase (llamada “vocación”) y así probar diversos estilos de lucha (por ejemplo: monje, ladrón o mago). Esto cambia el equipamiento y las habilidades del personaje.

 

  • Hay opciones de juego cruzado y salvado cruzado entre plataformas, algo que tiene más sentido en Japón porque allí está disponible en más consolas.

 

  • Si tienes partidas guardadas del anterior Heroes, se desbloquean trajes para los protagonistas. Y si tienes una partida de Builders, obtienes un martillo.

 

MULTIJUGADOR

Offline se puede jugar con otra persona, a dobles, usando la opción de Asistencia en el menú de combate. Online ofrece dos opciones:

 

  • Puedes jugar misiones con hasta cuatro personas, accesibles desde un puesto en los mercados. No hay chat de voz pero sí frases preseleccionadas que soltar con tu personaje. Sirven para encontrar nuevos mapas (con los que acceder a mazmorras) y derrotar a jefes tochos que den recompensas a todos.

  • También puedes jugar en mazmorras de las que tienes mapa. Las oleadas de enemigos que contienen aportan experiencia y objetos y son una buena manera de potenciar a tus personajes.

Lo mejor del modo online es que su menú es sencillo y que funciona: se encuentran partidas al poco tiempo y la conexión aguanta.

 

DURACIÓN

Unas 25 horas solo la campaña pero da para más contando misiones secundarias y opciones online. Dura mucho si quieres, así que que es un juego que va para largo.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Aunque no es lo más puntero, es fluido y atractivo a la vista. El motor mueve muchos personajes en pantalla con una buena distancia de dibujado a 1080p con 60 frames por segundo y las cargas entre zonas son razonables. En las batallas más intensas se caen algunos frames pero en general aguanta el tipo. En PS4 Pro la única mejora es que se puede activar la resolución 4K. Ya podían ofrecer alguna mejora más…

Donde más luce es en el apartado artístico. Aunque los terrenos abiertos son algo pobres en construcción, las ciudades y los modelados de personas y enemigos están muy bien. Su acabado es animé, con el estilo característico de Akira Toriyama, el autor de Dragon Ball, y te atrapan al instante, sobre todo por sus peinados y ropa. Mención especial para los ojos, que tienen capas y brillos alucinantes para un juego así. También hay buenos efectos visuales como una iluminación realista, con rayos de sol y nubes en movimiento que proyectan sombras.

En cuanto al sonido, tanto la mezcla como las músicas, los efectos y las voces cumplen su cometido. Destacan las reinterpretaciones de temas clásicos de la franquicia, algunos efectos que suenan como en la época de los 16-bit y el selector de voces que permite escuchar el doblaje norteamericano o el original japonés. Pero la mejor parte se la lleva la adaptación al castellano: los personajes usan expresiones populares, bromas actuales e incluso tienen distintos dejes (como uno que intercala la “i” en sus sílabas como si fuera Jesús Gil). Bravo por los responsables.

Puedes escuchar fragmentos de su banda sonora en el análisis radiofónico (desde 87′ 09″ hasta 99′ 38″):

 PEGAS

  • Los escenarios están acotados por paredes invisibles, un recurso cutre a estas alturas. Ni siquiera puedes saltar un triste bordillo para atajar.

 

  • Al moverte puedes empujar a tus compañeros, que flotan sobre el escenario hasta que dejas de moverlos.

 

  • El motor está pensado para batallas en campo abierto y por eso los personajes no adaptan sus pisadas a los cambios del terreno. Por ejemplo, flotan sobre los escalones porque ese desnivel se apaña haciendo que sean una rampa invisible.

 

  • La cámara no acompaña a la acción y hay que recolocarla continuamente a mano para tener a todos los enemigos controlados.

 

CONCLUSIÓN

Es un gran exponente del género Musou y probablemente el más indicado para que un occidental se inicie en él porque no requiere conocer la historia de los emperadores asiáticos como en Dinasty Warriors: aquí se parte de cero con el mundo ficticio medieval de Dragon Quest, que llama la atención nada más que lo ves, sobre todo si te gusta el estilo de Toriyama. Una opción a tener en cuenta para fans de los juegos de acción que no hagan ascos a un toque rolero y también para aquellos que quieran un juego cooperativo divertido.

Homenajeando al mítico anuncio japonés de Dragon Quest VI que se rodó en España, se puede decir de este Heroes II que “es un sueño de artes marciales” 😉

 

DATOS

  • Plataformas: PC y PS4
  • Analizado en: PS4 Pro
  • Género: RPG de acción tipo Musou
  • Jugadores: 1 en campaña, 1-4 en misiones online
  • Desarrolla: Omega Force, una división de Koei Tecmo
    Distribuye: Square Enix en digital, Koch Media en físico
    Idioma: textos en español
  • PEGI: 12 por violencia no realista y alguna palabra malsonante
  • Precio: 59,95 € tanto en digital como en sus dos ediciones físicas, normal y Explorer’s. Esta última añade carátula reversible y quince armas extra para el juego. Podéis probar la demo gratuita desde PlayStation Store.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.