Análisis de Sonic Mania

Sonic Mania: el retorno definitivo a las raíces

Con Sonic se han cometido atrocidades desde finales de los años 90 y parecía que su círculo de decepción no iba a terminar nunca. Pese a que Sonic 4 o Sonic Generations intentaron recrear la fórmula tradicional, seguíamos lejos de la magia de la era Mega Drive. Ahora por fin se hace borrón y cuenta nueva con un juego hecho por y para fans del erizo: Sonic Mania.

 

LA TRAMA

Tras derrotar a Robotnik en la épica batalla de Sonic & Knuckles (el desenlace de Sonic 3), éste detecta una anomalía en Angel Island y manda a sus robots de élite, los Hard Boiled Heavies, a investigar.

Los robots encuentran el Rubí Fantasma, una fuente de energía inagotable que altera el tiempo y el espacio, justo cuando llegan Sonic y Tails al rescate. Entonces se abre una brecha dimensional que les manda a todos a Green Hill, de Sonic 1, y empieza una carrera por el espacio-tiempo: los robots tratarán de llevar la gema hasta Robotnik saltando por diversos niveles de los Sonic de Mega Drive, y Sonic y Tails irán detrás para impedírselo. Knuckles también está en el ajo, aunque entra en acción en otro momento.

No es un guion increíble, pero cumple con lo básico para un juego del erizo y aglutina elementos de todos los Sonic clásicos con una excusa argumental coherente. Así vuelven enemigos como Metal Sonic o estructuras como el Little Planet de Sonic CD y se rememoran hechos pasados desde otro punto de vista. Si eres fan, te encantará.

 

HECHO POR FANS

El Sonic Team ya no es lo que era y había un grupo de entusiastas que podían recoger el testigo de antaño mejor que la propia SEGA. No es nada peyorativo porque no son cualquiera: son gente con trayectoria profesional haciendo juegos como los diseñadores y programadores Christian Whitehead “Taxman” y Simon Thomley “Stealth”, mitos del desarrollo indie de Sonic.

El australiano Whitehead es la estrella al haber ideado y vendido el concepto de Sonic Mania y crear el Retro Engine, la herramienta que mueve el juego. Pero sus colaboradores son muy importantes: amigos de confianza, cada uno desde su propia empresa, que datan de su época de principiante y que ahora hacen productos comerciales para PC, móviles y consolas. Además, SEGA ya había contado con ellos para remasterizar Sonic 1, Sonic 2 y Sonic CD, que corrían en el Retro Engine.

 

CONTENIDO PRINCIPAL

La clave es que vuelve a las raíces de los juegos buenos de Sonic en 2D, con físicas de antaño y una mezcla de niveles inéditos muy chulos junto a otros reinterpretados de los Sonic 1, CD, 2, 3 y Knuckles.

Hay 13 niveles en total (4 nuevos y el último accesible solo al recolectar todas las esmeraldas del Caos) con una media de dos actos cada uno. Al final de cada acto hay un enfrentamiento con un jefe: en el primero suele haber un enemigo sencillo y en el segundo está Robotnik o un Hard Boiled Heavy. Los jefes son sin duda lo más memorable y creativo de todo el juego.

Como ocurría en Sonic 3 & Knuckles, puedes escoger el personaje con el que jugar entre Sonic, Tails, Sonic y Tails juntos, o Knuckles, cada uno con habilidades propias. Si juegas con Sonic y Tails la máquina controla al zorro aunque tú puedes darle algunas órdenes o dejar que un segundo jugador use un mando para llevarle. En el caso de Knuckles es aún más interesante porque no solo tienes nuevas formas de avanzar (ya que planea y trepa), sino que los niveles presentan algunos cambios e incluso hay zonas exclusivas justificadas por el guion. Esto duplica o incluso triplica la duración porque para un solo personaje, sin coleccionar secretos, supone unas 5 horas de juego. La dificultad en general no hace demasiadas concesiones: hay trampas mortales, puntos de control cada cierto tiempo y solo se graba la partida al superar un nivel entero.

En cuanto a las fases de bonus, las hay de dos tipos y son complicadas: hay recolección de bolas de colores como en Sonic 3 y Sonic & Knuckles, y unas nuevas en pseudo-3D que imitan a las de Sonic CD. Las primeras tienen trazados nuevos y enrevesados y te otorgan medallas al superarlas. Las segundas sirven para recolectar las esmeraldas del Caos en carreras contra un robot flotante que te lleva ventaja en un circuito cíclico plagado de obstáculos. En estas fases se mezclan elementos poligonales, como los personajes, con objetos y trazados pixelados que varían escala y rotación para dar sensación de profundidad, lo que se conocía como el “Modo 7” en Super Nintendo.

 

CONTENIDO ADICIONAL

  • Crono: correr contra el cronómetro por los niveles del juego pudiendo comparar tus marcas con la comunidad.
  • Competición: modo local a pantalla partida en horizontal, como en Sonic 2 y Sonic 3, en el que dos jugadores tratan de superar lo antes posible los niveles del juego. En PS4 puedes enviar el control del segundo jugador a un amigo usando la opción Share Play.

Al avanzar en la campaña se desbloquean potenciadores extra como el escudo temporal de Sonic 3, el acelerón con lazo de Sonic CD, o el clásico modo Debug en el que puedes modificar la partida mientras juegas (con el riesgo de salirte de los límites o parir algo injugable). Cualquiera de ellos hay que activarlo por separado.

Además, reuniendo suficientes medallas en las fases de bonus, puedes desbloquear opciones en el menú de Extras como un reproductor para la banda sonora que imita el de Sonic CD, o, sobre todo, cierto juego relacionado con la franquicia Sonic y que gusta mucho en multijugador por aquí. ¡Ejem! Desgraciadamente solo para 2 jugadores pero oye, ¡dos juegos en uno!. Por lo demás, no hay planeado ningún DLC porque el juego ya va bien surtido.

 

NOVEDADES

  • Una nueva paleta de colores más amplia que la de Mega Drive, incluyendo nuevos tonos para los protagonistas.
  • Elementos en 3D poligonales integrados en ciertos momentos.
  • Más animaciones en general para los personajes, como las poses de victoria o los fotogramas intermedios de la carrera de Sonic, y otras creadas para cubrir todas las necesidades: saltos, giros, congelaciones, etc. Algunas animaciones clásicas como los escudos elementales de Sonic 3 se han redibujado. Destaca también la animación de rebote por las paredes para los anillos que sueltas cuando te dañan. No solo es vistosa al variar los tamaños de los anillos sino que te permite recuperar más.
  • Un movimiento inédito y exclusivo: el acelerón en caída, que permite salir disparado en forma de bola nada más tocar el suelo tras un salto. Es útil para acelerar cuando te falta inercia.

  • Niveles, enemigos, obstáculos, músicas y fases de bonus inéditos. Además, en los niveles clásicos se mezclan obstáculos y enemigos de diversas entregas de Sonic.
  • Más interacción con el entorno pudiendo, por ejemplo, quemarse un tronco o un charco de gasolina al llevar el escudo de fuego.
  • Giros de tuerca constantes a situaciones clásicas, tanto a lo largo de los niveles como especialmente en los jefes finales. Literalmente han metido todo lo que se les ha ocurrido porque SEGA se lo ha permitido. Son impagables.
  • Homenajes a franquicias de SEGA (como Streets of Rage o Shinobi) en forma de elementos del escenario, enemigos, cameos o incluso mezclas con otros juegos. Seguerismo duro.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Para los estándares actuales no es un juego puntero pero sí para la época que pretende emular: la de finales de los 16-bit y comienzos de los 32-bit. Técnicamente está a caballo entre una Mega Drive y una Saturn porque maneja pixeles con soltura y añade ciertos modelados poligonales toscos, con texturas e iluminaciones sencillas. Por lo demás, cumple con lo exigible hoy día: formato 16:9, 60 fps estables (aunque en Switch pierde algunos frames en las fases de bonus en 3D) y resoluciones acordes a cada plataforma: 1080p por defecto y 4K en PC y PS4 Pro. El Retro Engine demuestra su flexibilidad de nuevo.

Los nuevos diseños artísticos en glorioso píxel no desentonan con el estilo de los Sonic clásicos, e incluso en algunos casos toman como referencia prototipos descartados. También hay mecánicas recreadas a mano y otras recicladas con otra apariencia visual.

El mimo es la tónica habitual en este homenaje al pasado, también en el sonido. Aunque la mezcla sea Stereo, como corresponde, los sonidos tienen mayor calidad que en Mega Drive y sorprenden a través del Home Cinema porque voces no hay, claro. Lo que destaca por encima de todo es la banda sonora, obra del portugués Tiago Lopes, alias Tee Lopes, que remezcla algunas composiciones clásicas y crea muchas nuevas tanto para los niveles inéditos como para los jefes, menús y fases de bonus. Este artistazo empezó subiendo remixes de Sonic a YouTube, colaboró en Sonic 2 HD, y ahora trabaja con algunos de los implicados en aquel proyecto amateur desde la empresa que montaron, Pagodawest. Para este juego ha buscado, según dice, que “las canciones se sientan fieles a lo que sucedía musicalmente en los 90” y para ello se ha inspirado en varios juegos de la saga y de SEGA.

 

PEGAS

  1. Los potenciadores desbloqueables para Sonic en la campaña solo se pueden escoger en un modo que no guarda partida. Excepto para el Debug, no se entiende porque iban de serie en las remasterizaciones de Sonic 2 o Sonic CD de Whitehead.
  2. El límite de tiempo de 10 minutos complica el avance por los niveles más complejos porque hay mucho que ver y que hacer. Por suerte, si mueres al agotar el tiempo, el contador se reinicia desde el último punto de control; y antes del último jefe del juego directamente se para. Es una exigencia de la fórmula Sonic que debe estar, aunque a lo mejor se podía haber dado más tiempo.
  3. La versión de Switch tiene un defecto que impide volver al menú de la consola en cualquier momento. Unas veces funciona bien pero, en general, cuanta más acción haya en pantalla, más le cuesta salir. Están trabajando en ello.
  4. En PC tiene un sistema de protección que exige estar conectado para jugar. SEGA ya ha dicho que lo están investigando porque no debería ser así: el juego está hecho para jugarse offline.

 

CONCLUSIÓN

Es el Sonic en 2D definitivo porque no solo recupera la exitosa fórmula de los 90 sino que le da una vuelta completa para sorprender a los fans. Por todas sus aportaciones es uno de los mejores juegos de plataformas del año y el juego que Sonic merecía desde hacía lustros. Éste es el auténtico Sonic 4 que debió haber salido en Saturn.

Recomendado para amantes de las plataformas exigentes de antaño, para todo aquél que nunca haya entendido la fórmula Sonic, y especialmente para los segueros.

 

DATOS

  • Plataformas: Switch, PC, PS4, Xbox One
  • Analizado en: Switch
  • Género: plataformas
  • Jugadores: 1 o 2 en cooperativo o competitivo
  • Desarrollan: Christian Whitehead, Pagodawest Games, Headcannon
  • Distribuye: SEGA
  • Idioma: textos en español
  • Edad recomendada: PEGI 3
  • Precio: 19,99 € la descarga digital. La edición coleccionista cuesta 89,99 € e incluye la descarga, una figura enorme de Sonic, una tarjeta metálica y una réplica de cartucho de Mega Drive con un anillo dentro. Merece la pena 😉

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *