Análisis de Need for Speed Payback

Análisis de Need for Speed Payback

Tras un breve parón, vuelve “el Nidfor” con su última entrega, que aprovecha elementos del reinicio de 2015 y los mezcla con toques de la saga The Fast and the Furious. Desgraciadamente, pese a las novedades, este Need for Speed Payback sigue sin ser un título destacable.

 

TRAMA

Need for Speed Payback es la historia de una banda de jóvenes criminales de una ciudad inspirada en Las Vegas que son los ases de la conducción. En uno de sus trabajos, algo sale mal y tienen que buscarse la vida por separado. Meses más tarde se reúnen para vengarse de quien les traicionó y para eso tendrán que derrotar a corredores ilegales hasta estar de nuevo en la cumbre.

No es una gran trama porque ni engancha ni tiene protagonistas carismáticos, pero al menos diferencia los roles de los protagonistas: un tipo especializado en correr, otro especializado en derrapes y campo a través, y una chica especialista en fugas. La campaña da para unas 20 horas, aunque el resto del contenido es ilimitado.

 

CÓMO ES EL JUEGO

De nuevo es un arcade de conducción en mundo abierto que sigue la fórmula iniciada por Burnout Paradise hace una década. Es decir: que hay un gran mapeado con montones de actividades por cumplir a lo largo de él, sean misiones de la trama o actividades secundarias, y puedes mejorar tu coche antes de meterte en ellas (de hecho, te empujan a hacerlo porque aumenta la dificultad).

Cada actividad cumplida te otorga dinero del juego, speed points (moneda específica para cajas de botín) y te permite compartir tus logros con la comunidad de jugadores. Si estás conectado además puedes subir fotos de tu partida en cualquier momento, que puedes hacer sobre la marcha o con un editor bastante completo, e interactuar con los jugadores que merodeen por el mapeado. Por suerte ahora se puede jugar offline sin problema, perdiendo eso sí toda opción de comunidad.

 

NOVEDADES

  • El mapeado es más variado porque tienes la ciudad, con distintos barrios y carreteras, y el desierto con diversas localizaciones y múltiples caminos.

  • Al avanzar en las misiones principales, cada cierto tiempo hay grandes golpes en los que se ve involucrada la banda entera al mismo tiempo y tienes que saltar entre ellos para avanzar al estilo GTA V. Son las misiones más espectaculares porque están totalmente predefinidas y aportan la mayor dosis de acción, pero por desgracia escasean. Por los tráileres parece que todo el juego es así y realmente tienes que cumplir montones de misiones corrientes (carreras con puntos de control, huidas a contrarreloj, etc.) para habilitar estos golpes.

 

  • Vuelven los takedowns de Burnout. Es decir: que hay eliminaciones espectaculares de los coches rivales si consigues que se choquen cuando les queda poca vida. Aporta espectacularidad a las persecuciones, pero acaba saturando y no funciona demasiado bien porque no sigue el caos en pantalla o no lo evalúa correctamente.

 

  • Hay un nuevo tipo de actividad que consiste en robar coches abandonados en el escenario, guiándote por una estimación de dónde andan, y luego tunearlos para poder aprovecharlos. No está mal pero tampoco aporta demasiado.

  • Y finalmente está el tunning, que se hereda del anterior juego permitiendo todo tipo de modificaciones estéticas y técnicas para los coches. El añadido en este caso es que, aunque funciona por defecto con la moneda del juego, puedes usar también una moneda exclusiva que funciona mediante microtransascciones.

 

MICROPAGOS (Y OTROS HORRORES)

Además del dinero del juego hay speed points, una moneda exclusiva que se obtiene jugando o comprándola a cambio de dinero en tiendas físicas o digitales. Con cierta cantidad de speed points puedes comprar cajas de botín que contienen cartas y dinero para mejorar los coches.

Al igual que pasa en Star Wars Battlefront II, no se especifica la probabilidad de conseguir un contenido concreto, así que es un juego de azar en sí mismo. Si bien es cierto que las cartas no son necesarias si le dedicas horas al juego, es cuestionable que sigan habilitadas las microtransacciones a cambio de dinero real a diferencia del juego de Star Wars. Ojalá no las implementasen directamente.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Cumple sin florituras. Va a 1080p a 30 fps en PS4 pero curiosamente luce peor que la entrega anterior porque tiene muchos menos efectos en pantalla. Es como si éste fuera el juego de inicio de generación y el de 2015 fuera el actual. La parte positiva es que los modelados siguen siendo buenos y que ahora hay cambios de iluminación de día a noche, a diferencia de la noche perpetua del reinicio de 2015.

Por lo demás, el acabado sonoro es correcto: hay efectos sonoros de calidad, una banda sonora original que acompaña la acción, temas licenciados de rock y trap que ambientan los trayectos con artistas internacionales, y un doblaje que cumple aunque las interpretaciones no transmitan demasiada emoción. Lo peor es la mezcla general porque, una vez más, las voces quedan ocultas entre la música y los efectos. Menos mal que se puede jugar con los volúmenes.

 

CUESTIONES MEJORABLES

  • Las físicas siguen siendo raras: los coches derrapan mucho, giran poco y les cuesta reaccionar cuando te chocas. Mejora con el tiempo pero no es de fiar.
  • Cuestiones técnicas cutres como popping en los fondos o modelados estáticos para los pilotos.
  • Los daños en los vehículos: hay exceso de chispas, no se destrozan de forma creíble y pueden pasar de estar en perfecto estado a destrozarse por completo al chocar con algo sin apenas abollarse la carrocería. También los enemigos salen volando con facilidad al embestirles. Espectacular, sí, pero nada verosímil.
Un espectáculo poco creíble

Un espectáculo poco creíble

  • No hay vista desde la cabina del coche, y eso que la franquicia empezó ofreciéndola… Por suerte hay 4 vistas a elegir incluyendo el capó.
  • Los malditos puntos de control en todas las pruebas. Si te pasas uno, estás bastante fastidiado. ¿Por qué hacen falta si hay flechas que te indican por dónde ir? Además; podrían usarse como referencia y dejar que vayas por donde gustes, que para eso es amplio el escenario.
  • Las paredes invisibles por el escenario para que no uses ciertos caminos. ¿Por qué hacen falta si están hechos ya?
  • La policía no ofrece un desafío digno: solo ponen barreras y mandan más efectivos, efectivos que, por cierto, tienen una IA pobre y se atascan en la primera esquina cuando les vacilas.
  • El guion y, especialmente, los diálogos dan pena. Creo que habría que hacer una mejor trama o, directamente, ir al despropósito.

 

CONCLUSIÓN

Es un juego de carreras correcto aunque como entrega de la saga Need for Speed sigue sin destacar porque no está especialmente inspirado y, de hecho, recicla elementos de la entrega anterior. La saga tiene que cambiar ya.

Si te gusta la conducción macarra y desenfadada y quieres competir online, puede ser tu juego, sobre todo si llevas unos años sin tocar un Nidfor. Si lo que buscas es una experiencia purista o con una trama elaborada, mejor busca en otra parte.

 

DATOS

  • Plataformas: PS4, Xbox One, PC
  • Analizado en: PS4 Pro
  • Género: conducción arcade
  • Jugadores: 1
  • Desarrolla: Ghost
  • Distribuye: EA
  • Idioma: totalmente en castellano
  • PEGI: 12 por lenguaje malsonante
  • Precio: las versiones físicas salen por unos 49,95 € en pc y 69,95 € en consolas. En versión digital ha llegado a estar más barato recientemente.

Analizado con una copia promocional para PS4 proporcionada por EA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *