Análisis de Secret of Mana (2018)

Secret of Mana (2018)

Hace 25 años se lanzó uno de los RPG más memorables de la era de los 16-bit, un título cuyo legado perdura hasta el punto de haber sido incluido en los juegos instalados en la Super Nintendo Classic Mini. El juego es Seiken Densetsu 2, más conocido como Secret of Mana, y ahora por fin llega a la actual generación en forma de modesto remake.

 

TRAMA

En un lugar de fantasía, el joven Randi (nombre original japonés que se puede editar) es elegido como el portador de la Espada de Maná, el arma que salvó el mundo hace años. Ahora que la maldad vuelve a asolar las tierras y que un ejército busca explotar el poder del Maná para su propio beneficio, solo Randi y sus compañeros Prim y Popoi podrán restaurar el equilibrio.

El guion es la típica forja de héroe a la japonesa propia del género, aunque eso no quita que esté bien contada y que construya bien a sus personajes, a los que coges cariño. Entre tantos juegos similares, éste es de los que se recuerdan.

 

TIPO DE JUEGO

Es un RPG japonés clásico, en vista cenital, pero de acción. Eso significa que sus combates suceden en tiempo real, así que lo he podido jugar con comodidad porque en general no soporto ni los turnos ni los JRPG más puristas. Todo depende de una barra de acción que se encuentra debajo de cada personaje (así esconden los turnos) y que te indica, cuando está llena, que tus acciones van a ser más efectivas o que puedes correr durante ese tiempo. Aparte de eso, puedes moverte y actuar cuando lo creas conveniente e incluso abrir un menú radial en pantalla para controlarlo todo: escoger equipamiento, magia, personalizar las opciones del juego… Cuando despliegas el menú radial es el único momento en que el tiempo se detiene, para que puedas pensar con calma.

Curiosamente, como llevas a tres personajes, puedes controlarlos todos tú, dejar que se ocupe la IA programando ciertos comportamientos, o puedes hacer que dos amigos te acompañen de forma local y controlen cada uno a uno. Esto fue toda una rareza en su momento en Super Nintendo y se mantiene en el remake.

Por lo demás es un JRPG de manual: recorres un largo mapeado con edificaciones conectadas por zonas de naturaleza plagadas de enemigos en busca de tu siguiente objetivo hasta llegar a tu destino final. Por el camino tienes que derrotar enemigos, hablar con gente, conseguir, comprar y vender objetos, y mejorar tu equipamiento. Puedes descansar en ciertos puntos para reponer fuerzas y todas las transcripciones de carteles leídos, narraciones y conversaciones aparecen en una caja de texto flotante, cómo no.

En el mapa se puede ver cómo era el juego original

En el mapa se puede ver cómo era el juego original

 

LOS AÑADIDOS DEL REMAKE

  • Las escenas intermedias ahora tienen planos cinematográficos.
  • Los personajes ahora tienen voces, además de sus textos en pantalla.
  • Hay nuevas escenas intermedias cuando descansas que ahondan en las relaciones entre los protagonistas y nuevos diálogos en general.
  • Los combates se han mejorado: hay mejor ritmo, los golpes aciertan más en el blanco y los enemigos atacan en todas direcciones.
  • Dos de los gatillos superiores se dedican a accesos rápidos a armas, útiles o magias. Bien aprovechado, aunque aún queden botones sin usar.
  • La IA de los compañeros es algo más competente, aunque hay menos control sobre ella.
  • La rueda de menú ahora incorpora todos los apartados sin recurrir a submenús. Navegar es más cómodo.
  • Se pueden habilitar hasta 12 ranuras para objetos en el menú rápido, otra cómoda mejora.
  • Un modo multijugador online para hasta tres jugadores que permite que cada uno tenga su propio menú.
  • Se ha corregido la animación de subir y bajar escalones, que en el original no estaba pulida y ralentizaba el ritmo.
  • Hay una nueva banda sonora remezclada y arreglada además de la original.
  • Por supuesto, el aspecto gráfico se ha renovado ahora completamente en 3D.
  • Por primera vez, está oficialmente traducido al castellano y con una adaptación que pone nombres simpáticos a criaturas y personajes.

 

DURACIÓN

Unas 15 horas, que es una cifra razonable, aunque puedes doblarla en función de tu ritmo y de cuánto profundices en todo el contenido que se ofrece. 

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Es una puesta a punto modesta que parece la remasterización del remake de Secret of Mana para PS2 que nunca sucedió. El apartado gráfico evoca la era PS2 con modelados sencillos y angulosos, texturas en muchos casos borrosas y con toque de anime, y efectos visuales poco sorprendentes. Al menos aprovecha bien el formato panorámico (incluso ultrapanorámico en PC) y es fluido a 1080p 60 fps en consolas (4k reales en Pro) y todo lo que te puedas permitir en PC. La versión para Vita sale más perjudicada porque, aunque explota su resolución máxima, sufre frecuentes bajones.

Ejemplo del nuevo estilo artístico tomado de la intro

Ejemplo del nuevo estilo artístico tomado de la intro

Los diseños siguen siendo bonitos, aunque en esta ocasión se ha reinterpretado el estilo gráfico y las ilustraciones originales con un aspecto más adorable. Los sonidos también se han mejorado, en este caso sin desviarse de los originales, y el doblaje (al menos en inglés) cumple sin aportar emotividad. La recordada banda sonora ahora cuenta con una versión remezclada que aporta matices con discutible éxito. Entiendo que reinterpretar temas de la era de los 16-bit es para hacerlos sonar más naturales y simplificar en lo posible las melodías; Aquí eso no siempre se da. En todo caso, como en cualquier momento se puede cambiar entre la banda sonora original y la remezclada, queda al gusto de cada uno.

Puedes escuchar fragmentos de la banda sonora, tanto original como remezclada, en el programa de radio:

 

PEGAS

  • Hay animaciones pobres en general, sobre todo en cinemáticas y rostros.
  • Los textos y las voces no siempre coinciden con lo que dicen los personajes. Esto es una manía japonesa que añade algo de lío.
  • Las transiciones entre zonas, incluso en el mapa, que antes eran una animación en Modo 7, ahora son una triste pantalla de carga.
  • Sigue sin haber descripciones de los productos en las tiendas. Entiendo que es una seña del original, pero de esta manera compras sin saber. Hubiera sido un añadido tan bienvenido como la traducción.
  • El manejo del menú circular es de juzgado de guardia: todo se debe seleccionar dos veces y, si tocas sin querer el icono de la papelera, lo siguiente que toques se elimina definitivamente sin preguntar. Mucho cuidado.
  • Solo hay dos ranuras de guardado manual. Se hace escaso para un juego tan largo, aunque se compensa con una ranura de autoguardado.

 

CONCLUSIÓN

Es un buen remake de un juego mítico de la era 16-bit. Mejora algunas cosas del original y le da un acabado más actual, aunque denota un escaso presupuesto que no ha dado para mayores florituras.

No gustará a todos los fans del original porque algunos esperarían un acabado realista o un acabado anime plano, pero creo que merece la pena y que difícilmente se podría haber hecho de otra forma dadas las actuales prioridades de Square Enix. Si te gustó en su momento y puedes superar la nostalgia más radical, puede ser para ti. Y si te gustan los JRPG clásicos y no lo habías jugado antes, como era mi caso, es la mejor oportunidad para hacerlo.

 

DATOS

  • Plataformas: PS4, PS Vita, PC
  • Analizado en: PS4 Pro
  • Género: JRPG de acción
  • Jugadores: 1-3
  • Desarrolla: Square Enix
  • Distribuye: Koch Media en físico, Square Enix en digital
  • Idioma: textos en español, voces en inglés o japonés
  • PEGI: 7 por violencia no realista
  • Precio: 39,99 € en digital en PC y PS4, 29,99 en Vita. La versión física solo está para PS4 y cuesta también 39,99 €.

Analizado con una copia física proporcionada por Koch Media. El juego original lo he jugado en SNES Classic Mini para comparar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload