Análisis de Read Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2

Ocho años después del original, Rockstar nos trae la segunda entrega de Red Dead Redemption. Es la superproducción que se esperaba y algo más, sobre todo porque se trata de una precuela del primero. ¿Es el juego del año? Desde luego, tiene muchas papeletas para serlo.

 

PLANTEAMIENTO

Todo arranca in media res en 1899: una caravana de forajidos avanza torpemente y solo sabemos que huyen de las autoridades por un robo en otro estado que no salió bien. Poco a poco se irá desvelando lo ocurrido, aunque la presión de los agentes federales y las propias tensiones del grupo amenazan con destruir a la banda de Dutch Van der Linde. La pregunta es si podrán mantener su lema de “forajidos siempre” en una época que les está dejando atrás…

El protagonista en este caso es Arthur Morgan, un matón de 36 años criado por el propio Dutch, que tiene su propio código de honor y siempre cumple su palabra. Vive en un campamento itinerante junto al resto de forajidos y a otros miembros que van adoptando a lo largo de su viaje. Su denominador común: se sienten desamparados por el gobierno y creen que obrando al margen de la ley podrán labrarse un futuro. Por eso van saltando de unos estados a otros embaucando a todo el que pueden y tratando de reunir el gran botín que les retire.

 

IMPORTANCIA DE LA NARRATIVA

Una vez más, el guion es la piedra angular de las producciones de Rockstar con razón: controla toda la experiencia del juego y raya a un gran nivel por sus temas (duros, por lo general) y la construcción de sus personajes. Ya podemos confirmar que, como se ha ido diciendo, Arthur es uno de los mejores personajes de videojuego jamás escritos, y aunque sus compañeros no están tan desarrollados, les acabas conociendo y cogiendo cariño. Conviene disfrutar del juego lentamente y presenciar todas sus interacciones porque, además, los personajes se expresan de forma diferente, aunque en general son unos malhablados.

Mención especial para los personajes que regresan de la primera entrega, como Dutch, Bill o John Marston porque les conoces en un momento distinto de sus vidas, profundizas más en sus personalidades y puedes establecer comparaciones con lo que viene después. Destaca el caso de John porque en esta entrega se mantiene en un segundo plano durante buena parte de la trama (en parte para no restar protagonismo) y todavía no está centrado, así que en varias ocasiones te defrauda como personaje. Pero todo tiene su sentido.

Por lo demás, es curioso cómo se incide en la contradicción de ser un antisistema: al final siempre necesitas los recursos del sistema que tanto odias y criticas para poder sobrevivir. El propio Dutch, con sus grandes ideales utópicos, es el primero que demanda dinero.

 

POSIBILIDADES DE JUEGO

Sigue la fórmula del primero, aunque con más acciones disponibles. Está claro que se han preguntado “¿Qué es lo que a un apasionado del Lejano Oeste le gustaría hacer y que no estuvo en el primero?”, pues lo ponemos.

Puedes recorrer varios estados, realizar misiones principales o secundarias en ellos (desde robos a gran escala a estafas), ayudar o no a la gente que encuentras fuera de las ciudades, irte a cazar o pescar animales normales o legendarios (destaca la sorprendente reformulación del control para la pesca, que la hace muy entretenida), echar partidas a minijuegos como el póker, asistir a espectáculos (digno de ver el vodevil), comprar y vender artículos en tiendas, cocinar, montar un campamento al raso para descansar, y todo con un medidor de honor que refleja nuestras acciones y que tiene sus repercusiones en lo que ocurre después.

Si eres amable con la gente y no cometes crímenes en público, vas ganándote una mejor reputación que incide en cómo te tratan los ciudadanos y en descuentos en las tiendas. Si, por el contrario, robas, matas, y provocas al personal, te tratarán peor en los establecimientos legítimos (no así en los peristas) y tendrás a otras bandas y a los agentes pisándote los talones. Conviene ir con cuidado porque el Salvaje Oeste es un lugar peligroso donde te pueden matar en cuestión de segundos.

Si cometes un delito, un testigo te delata, y los agentes locales te encuentran, te perseguirán hasta que consigas despistarlos. Los delitos leves se olvidan, pero los graves se acumulan y se circunscriben al estado en que han sucedido, así que tu cabeza peligra por federales o cazarrecompensas. Siempre puedes limpiar tu historial pagando la recompensa en cualquier oficina de correos. Bien solucionado.

Para los tiroteos, cuentas una vez más con el sistema de coberturas, el apuntado automático hacia los enemigos (con lo que, por lo general, no necesitas apuntar a mano para avanzar), y el Dead Eye, el poder de ralentizar el tiempo que te permite apuntar a las partes más relevantes de los enemigos, sea para matarlos o para desarmarlos. Su efectividad depende de su medidor y de las características del arma.

Como en los GTA, las misiones completadas se pueden repetir para cumplir objetivos adicionales y mejorar la medalla obtenida en cada una (oro, plata o bronce). Otro aspecto que hereda de estos juegos es el mapa en miniatura con brújula para poder ver dónde estamos y qué nos rodea. Desplegando el mapa completo se puede poner una marca personalizada. Es muy útil poder marcar cualquier punto (incluso sobreescribiendo los de misión) porque te marca la ruta hasta él. Como es habitual, el tiempo pasa deprisa y hay ciclos solares y climatológicos que dictan las rutinas del mundo.

 

NOVEDADES

El mapa es gigantesco y abarca varios estados con sus localizaciones propias, eso no es nuevo, pero sí que es nuevo que ofrece mucha más variedad de ambientes: desde el desierto rocoso almeriense (de hecho, se cita la ciudad española) hasta los viscosos pantanos de Louisiana. La fauna y la flora también son mucho más variadas que nunca, con decenas de especies distintas con comportamientos creíbles.

Un factor a tener en cuenta ahora es el clima, que influye en la vida y la resistencia de Arthur. Toca adaptarse a cada zona usando el atuendo adecuado a ella, sea más o menos abrigado. Por cierto, que hay montones de prendas para elegir y se pueden mezclar complementos.

Cambian los medidores. Buscando un mayor realismo, ahora Arthur tiene tres barras propias: vida, resistencia y Dead Eye, y cada una tiene un núcleo central que las regula (el caballo solo cuenta con los dos primeros medidores). Si se consume una barra entera, se empieza a gastar su núcleo y eso afecta al ritmo al que se reestablece y al cansancio del personaje. Toca usarlas con cabeza y llenarlas cada cierto tiempo con bebidas, alimentos, o descansos de cuando en cuando. Cada uno de los medidores amplía su alcance con el uso, un toque de RPG que se arrastra desde Grand Theft Auto San Andreas.

Los toques de rol se extienden a las estadísticas, en las que se tienen en cuenta tanto el peso del caballo (con sus cualidades innatas y mejoradas) como el de Arthur (un menor peso otorga mayor resistencia), pudiendo éste sufrir los efectos secundarios de diversos complementos (como talismanes), resultar envenenado (por picadura de serpiente) o contraer cierta enfermedad… Un sistema sencillo de entender y de manejar que aporta una profundidad inesperada. No es necesario conocer todos sus entresijos, pero están ahí para quien quiera explotar las posibilidades que se ofrecen.

Los indicadores en pantalla se pueden desactivar total o parcialmente según te veas de confiado. Si desactivas el minimapa (y así, las rutas hacia objetivos), los personajes del entorno te dan pistas de cómo llegar a los sitios, algo poco visto. Otra opción si los llevas desactivados es usar la aplicación complementaria para móvil, que muestra el mapa completo con tu posición y tu ruta, y te permite además manejar cosas como el equipamiento. Bien resuelto esto.

Nuevo armamento: desde pistolas a dos manos y rifles pasando por armas de filo y arrojadizas. Además, ahora hay diversos tipos de munición para añadir efectos como velocidad, fuego o veneno. De nuevo, buscando el realismo, las armas se desgastan con el uso y tienes que limpiarlas para recuperar sus cualidades (si lo haces tarde, no se recuperan todas). Por supuesto se pueden mejorar a base de materiales recolectados o comprando dichas mejoras.

Como campamento itinerante que es la vivienda de la banda, requiere de ciertas ayudas en forma de tareas o donativos. Las primeras te las mandan tus compañeros y son los típicos recados, pero con los donativos se puede hacer algo interesante: mejorar el asentamiento. De esta forma aumentas la moral del grupo (y cómo te tratan) e incluso obtienes acciones exclusivas, así que merece la pena invertir.

En los tiroteos hay dos añadidos: por un lado, al usar el Dead Eye puedes apuntar manualmente a partir de cierto punto y también puedes activarlo antes de sufrir daños si desenfundas lentamente (de lo contrario, igual te disparan antes). La otra cuestión es que puedes saltar hacia los lados para esquivar balazos, a lo Max Payne, si eres lo suficientemente rápido.

Pulsando L2 podemos dirigirnos a alguien, alternando cómodamente entre las personas disponibles, para saludar o provocar. En el caso de nuestros compañeros, sirve para sacar temas de conversación para obtener más contexto sobre ellos y sobre las situaciones que van surgiendo. Durante las misiones, este comando permite tomar ciertas decisiones sobre cómo afrontarlas, generalmente entre dos opciones. También se aplica a la exploración de escenarios: permite seleccionar dónde buscar, porque tanto cajones como armarios se pueden abrir (entre otros secretos), y qué objetos recoger. Hay una enorme lista de objetos que saquear, lo que a menudo es más rentable que comprar en tiendas. El saqueo de personas abatidas o maniatadas también contribuye a este punto.

Aquí cazar no es solo matar. Pulsando L3 y R3 activas la visión de cazador, que destaca objetos y animales del entorno, muestra rastros de animales para ver dónde han estado, y también una representación de la dirección en que se desprende el olor de Arthur para saber si nos delata. Es sencillo y a la vez demanda que controles varios factores del sigilo. En cuanto a la caza, si decidimos quitar la piel (y ciertas partes como los órganos) al bicho en cuestión, esta vez no hay cámara que oculte nada, se ve perfectamente cómo lo despelleja. No es vomitivo porque por suerte no hay casquería, pero es duro verlo. Las pieles y los cadáveres de los animales se deterioran con el paso del tiempo y en función de la saña con la que los hayas matado, y eso influye en su precio y en las partes aprovechables.

Posibilidad de cambiar de cámara en cualquier momento: la normal es en tercera persona, más cercana o más lejana, pero también se puede jugar casi todo el tiempo en primera persona. En ocasiones resulta muy útil, pero otras veces se nota que no es un juego pensado para ser jugado así. La decisión es del jugador. Igualmente, en ciertos momentos (como los traslados) podemos elegir que la cámara se ponga en modo cinematográfico y verlo todo como si fuera un vídeo y nosotros ir cambiando de plano.

 

MEDIOS DE TRANSPORTE

Seis en total: andando/corriendo (el más lento y pesado, no se recomienda), a caballo (el más usado, y bastante rápido si lo tienes bien cuidado), en carro o diligencia (sin consumo de resistencia porque no es tu caballo, y casi igual de veloz), en tranvía (lento y limitado a una ciudad concreta), en barca de remos (también lento, y consume resistencia), y en tren (el más rápido pero inflexible: solo puedes ir donde lleven las vías).

Lo fundamental es coger un caballo y pasar tiempo con él, cuidarle, acariciarle, darle comida y tranquilizarle cuando hay peligro cerca, así iremos desbloqueando habilidades y un mayor dominio sobre él. Básicamente, equivaldría a nuestro vehículo personal en un GTA porque permite cargar a personas o animales en él. Pero es que, además, sus alforjas aumentan nuestro inventario permitiéndonos cargar armas largas u objetos como ropa de invierno.

Durante la partida podremos tener varios caballos, sea a base de capturarlos o de comprarlos y venderlos. Siempre habrá uno principal, el que lleve la montura, y, si tienen suficiente afinidad con Arthur, responderán a la llamada desde decenas de metros a la redonda. Un truco es tener uno en cada estado porque ése es el límite de su oído.

Hay que cuidarlo porque puede ser herido, y si se queda malherido puedes reanimarlo si cuentas con el útil adecuado. De lo contrario, su muerte es permanente y se nos la opción de rematarlo y de coger la montura con los objetos que llevásemos. En cualquier caso, si muere te sueles quedar desvalido en mitad de la nada.

Otra opción de transporte son los viajes rápidos, que son de tres tipos: puedes pagar para montar en diligencias, pagar viajes en trenes desde las estaciones ya conocidas, y, si has mejorado el alojamiento de Arthur en el campamento, cuentas además con un mapa para moverte a cualquier lugar descubierto. Todos estos viajes conllevan una pequeña escena cinematográfica y ahorran un valioso tiempo.

 

LÍMITES

Por supuesto. El mapeado es inmenso, pero no infinito: hay barreras naturales impuestas por Rockstar (algunas por la trama) y, si intentamos superarlas, nos matan de alguna forma. Por ejemplo, si queremos cruzar el Río Bravo y llegar a México, nos ahogaremos unos metros antes porque este estado no está incluido en esta entrega (aunque hay indicios de que podría ser accesible más adelante vía DLC). En todo caso, es una cuestión menor dada la amplitud del territorio que puedes recorrer.

 

DURACIÓN

Solo la historia principal ya son 50 horas fácilmente, pero explotando todas sus posibilidades puede dar para cientos de horas. Es una inversión rentable en este sentido.

 

ARTE Y TECNOLOGÍA

Aquí no hay remasterización que valga: esto no es una versión mejorada como sí lo fue el genial GTA V, que les quedó de lujo pero se notaban los límites de la anterior generación de consolas. Este juego está hecho solo para la nueva generación e implica un cuidado por los detalles poco común, se podría llegar a decir enfermizo. Lo primero que sorprende es que hay no hay cargas cuando estás en el mundo, puedes ir donde quieras y todo carga en segundo plano. Tan solo carga cuando mueres o cargas partida, y en esos casos no tarda demasiado. También se introduce por primera vez el desenfoque de movimiento aplicado a objetos para dar más naturalidad, de modo que, si tu brazo se mueve para golpear, por ejemplo, se emborrona.

Su resolución es acorde a cada plataforma tratando de dar lo mejor de cada una. La mejor versión por tanto es la de One X, que funciona a 4K nativos, después vendría la de PS4 Pro (que puede funcionar a 1080p o 4K reconstruidos), después la PS4 normal a 1080p, y por último la One estándar a menos de 1080p. En cuanto al rendimiento, en todas las versiones aspira a alcanzar los 30 fps, pero solo los consigue de forma estable PS4 Pro a 1080p. Por tanto: pocas ralentizaciones en general, pero las hay.

La distancia de dibujado es gigantesca y, aunque sufre de popping, esto es, apariciones repentinas de objetos en la cercanía, no es horrible. El nivel de detalle es enorme, todo está hecho con cuidado, mimo y esmero. Igual ocurre con los personajes, que, aunque los principales son los que mejor han quedado, todos tienen un gran nivel. Tienen incluso el detalle de la piel a contraluz que se transparenta en tono rojizo. En general, modelados muy buenos y texturas que aguantan 4K (solo se cargan a su calidad completa en PS4 Pro y One X). Y lo mejor: el mundo respira vida, sobre todo en los núcleos poblados que están llenos de vehículos y peatones.

Los menús también son geniales con ilustraciones que representan lo que pone: imagen es un proyector antiguo, sonido es un tío tocando el piano, etc. Y todo con un aire refinado, pero a la vez retro, en las pantallas de carga, que son como fotos viejas.

Los paisajes tienen momentos deslumbrantes, especialmente los atardeceres y los amaneceres, con efectos de iluminación y sombras que te obligan a quedarte viéndolos. La niebla, el polvo y las nubes tienen volumen y se mueven de forma natural con el viento (como tantos otros materiales como la ropa o el pelo) y las tormentas vuelven a ser espectaculares. Hay estampas sobrecogedoras para foto.

Las animaciones también merecen reconocimiento porque los movimientos se encadenan de forma fluida y se adaptan al terreno y a los imprevistos, como sucede en las peleas. El sistema de colisiones también ha mejorado y, como ejemplo de ello, Arthur reacciona a los obstáculos e incluso puede traspasar todos los setos.

El doblaje al inglés es perfecto y, esta vez, han tomado buena nota para que los subtítulos estén bien hechos: tienen un tamaño digno, añaden un fondo negro para resaltarse y, en los ajustes, puedes incluir el nombre de la persona que habla por si te pierdes y no identificas la voz.

La música es original y, como era de esperar, está hecha a medida para una obra magna como esta. Hay de todo: desde música instrumental del Oeste hasta canciones populares u otras de tono melancólico. En general, a nivel artístico y técnico, un trabajazo que eleva el listón para la industria.

 

PEGAS

  • 105 Gigas de instalación y 3 de parche. Una cifra nada desdeñable pese a la alta resolución de las texturas y el enorme mapeado.
  • Que no venga doblado. Vale, son 1000 actores de doblaje o más, pero hay superproducciones como Mafia 3 de 2K que sí llegaron dobladas, así que se puede lograr.
  • Hay veces en las que los subtítulos no entran y, a menos que tengas un buen aceptable de inglés, no te enteras. Otras veces entran tarde, y otras aparecen los subtítulos de dos personas a la vez y es un caos.
  • Hay muchísimos controles porque hay muchísimas cosas que puedes hacer, y es posible liarse y disparar cuando en realidad querías hacer un movimiento, por ejemplo. Lleva su tiempo dominarlo, aunque por suerte se explican poco a poco y hay un menú de ayuda que recoge casi todas las cuestiones del juego.
  • La IA es cuestionable y hay comportamientos raros como enemigos que se dejan ver perfectamente en tiroteos.
  • Los modelados y animaciones de los rostros podrían ser más realistas, aunque en un mundo abierto como éste se entiende.

  • No hay selector de dificultad, así que no podéis ajustar la experiencia al gusto en este sentido. En todo caso, creemos que la dificultad que trae es apropiada.
  • Que hay que esperar al online.
  • No saber qué pasó con el revólver doble acción y el hacha que ganamos en GTA Online y que se prometía que tendríamos aquí.
  • Una vez más topamos con la forma de hacer las cosas en juegos de Rockstar: en general, hay que hacerlas como ellos quieren. No podemos improvisar y valernos del entorno y nuestros objetos porque eso puede suponer que fallemos el objetivo de la misión. Otra manía que tienen es cargar a enemigos de repente cuando conviene a la trama, lo que le resta credibilidad al mundo.
  • El caballo en lugares estrechos no responde bien, como un arroyo lleno de rocas, y cuesta hacerse con él en estos casos.
  • La física del agua es muy mejorable: cuando nadas no sientes que estés en un fluido, les quedó mejor en el GTA V. No deja surcos apenas y las ondas que se forma a tu alrededor resultan pesadas, como si te movieras en barro.

  • El HDR, por lo visto, no está bien implementado y no merece la pena activarlo si dispones de un monitor compatible con él.

 

CONCLUSIÓN

Sabíamos que Rockstar se lo quería tomar con calma para hacer este juego dadas sus increíbles dimensiones y todo lo que querían desarrollar. Y el resultado sin duda merece la pena siempre y cuando te guste la temática: salvaje oeste, mundo abierto, estar en lado opuesto al de la ley y no tener medios de transporte rápidos. Porque, a falta del online, que lo tiene muy jodido para que nos logre hacer olvidar el del GTA V, es adictivo y tremendamente entretenido. Siempre hay algo que hacer y lo hace genial.

¿Es el juego de mundo abierto definitivo? En comparación con la brutal interactividad y las posibilidades para afrontar los retos de Zelda: Breath of the Wild, probablemente no. Pero desde luego es la versión más refinada de la fórmula de Rockstar con añadidos dignos de elogio. Desde ya otro imprescindible de este estudio que, lejos de hacer muchos juegos de continuo, prefieren hacer unos pocos que sean profundos y larguísimos, con personajes memorables y situaciones que nos marquen. Forajidos SIEMPRE.

 

DATOS

  • Plataformas: PS4, Xbox One.
  • Plataformas analizadas: PS4 y PS4 Pro.
  • Desarrolladora: Rockstar.
  • Distribuidora: Take Two
  • Jugadores: 1 (por ahora, hasta que se lance Red Dead Online)
  • Edad recomendada: PEGI 18 por lenguaje soez, violencia, erotismo y juegos de azar. Lo normal en Rockstar.
  • Idioma: textos en castellano, voces en inglés.
  • Precio: 69,95 €, aunque se puede encontrar más barato

Analizado por Miguel Soria y Enrique Canto gracias a copias físicas proporcionadas por Take Two y Codebare

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.