Análisis de Outward

Lo habitual en cualquier relato de fantasía es centrar el argumento en un personaje aparentemente humilde que después, por profecías o casualidades de la vida, resulta ser el Elegido. Este no es el caso de Outward (PS4, PC, Xbox One), un RPG de los de la vieja escuela en el que encarnamos a un paria que busca ganarse la vida en un entorno hostil, tan hostil como el motor gráfico del juego…

Outward es un producto que podríamos llamar “de nicho” para los más fans de los RPG clásicos, de los que tienes que bucear en menús de objetos, pelearte con ranuras de magias y empollarte árboles de mejoras. Ahora bien, conviene estar al tanto de sus principales características antes de lanzarse a por su compra.

Empezamos por lo malo. Desarrollado por una compañía pequeña llamada “Nine dots studio” el juego tiene grandes carencias en el apartado audiovisual que hacen que parezca un juego de la anterior generación. Sin querer hacer sangre, los modelados de los personajes, los diseños de los menús, así como las texturas y acabados del entorno pueden llegar a sacarte de la historia por su baja calidad. Este es el mayor problema del juego. La ambientación sonora también está poco trabajada con unas melodías repetitivas que no ayudan a hacer menos larga los eternos tiempos de carga (al menos en la versión de PS4, que es la que hemos probado).

La historia empieza mal para nosotros. Encarnamos a un habitante normal y corriente de un mundo medieval superviviente del hundimiento de un barco y que carga con una deuda importante monetaria por su pasado familiar. Empezamos el juego por tanto con deudas por saldar, cuesta arriba. Por suerte, previamente se nos da la opción de realizar un tutorial muy útil antes de comenzar el juego de verdad que nos dará las claves para manejar el personaje.

Outward no es un juego intuitivo de manejar. Si no tienes experiencia previa en RPGs clásicos te será difícil hacerte con las claves: manejar el inventario, equipar armas y ropas, asignar ranuras a las magias o habilidades disponibles (y entender esas habilidades), controlar el hambre y la sed. Especialmente esto último lo hará un juego exigente ya que nos tendremos que buscar continuamente el sustento, pudiendo enfermar si comemos comida en mal estado o morir de frío si no tenemos un buen abrigo.

En cuanto al desarrollo narrativo, Outward tiene una historia de fondo, pero no nos obliga en ningún momento a seguirla, pudiendo dedicarnos a comerciar, mejorar nuestras habilidades o la pura exploración en cualquier momento. Esta es una de las características más destacables del juego: la absoluta libertad de acción y movimientos.

Sin embargo, esta premisa puede tener sus grises ya que si das absoluta libertad para moverte por un mundo debes hacer que ese mundo sea interesante. En este sentido el mundo de Outward, aun siendo muy extenso parece vacío en su mayoría, con multitud de terreno de relleno y muchas localizaciones aleatorias, sin aparente interés más allá del “farmeo” o la exploración per sé. Asimismo, el jugador que busque retos puede verse abrumado por tanta libertad y la carencia de objetivos claros.

Un aspecto original de Outward es el planteamiento de las habilidades mágicas. Más allá de los típicos convencionalismos del género, no podremos usar magia hasta que completemos cierta misión para activar el “maná” potencial de nuestro cuerpo. Una vez lo consigamos deberemos sacrificar vida o fuerza para dar cabida a esta poderosa habilidad. Posteriormente deberemos investigar y aprender los diferentes hechizos para poder utilizarlos contra los enemigos.

Hablando de enemigos, estos serán bastante difíciles de derrotar especialmente en las etapas iniciales en las que seremos inútiles en el combate. Los movimientos de ataque y defensa no nos han convencido para nada ya que son bastante toscos y recuerdan a juegos de hace ya muchos años.

Finalmente el otro gran punto fuerte del juego es la posibilidad de jugar con otro jugador en local a pantalla partida o por red. Aunque no lo hemos podido probar a buen seguro es un característica que hará las delicias de los roleros que compartan piso o se junten para compartir una misión. En este sentido nuestras más sinceras felicitaciones por incorporar dicha funcionalidad tan injustamente olvidada por las principales desarrolladoras.

CONCLUSIÓN

Outward ofrece una experiencia exigente enfocada a los roleros clásicos, de los que toman papel y lápiz para definir a su personaje. Sus puntos débiles (calidad gráfica, sistema de combate, mundo vacío) pueden verse compensados por una absoluta libertad de movimientos dentro de un mundo con una ambientación interesante, un potente sistema de creación de armas, magias, etc. y el modo cooperativo a pantalla partida. Todo dependerá de quién esté a los mandos y lo que busque. Jugadores casuales abstenerse.

DATOS

Desarrolladora: Nine Dot Studio. Produce Deep Silver
Distribuidora: Koch Media España
Plataformas: PS4, PC, Xbox One. 
Plataforma analizada: PS4
Género: RPG occidental. 1 a 2 jugadores
PEGI: 12+
Idioma: voces en inglés, textos en castellano.
Precio: 39,99 €.
Web: www.deepsilver.com/es/games/outward/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.