Análisis de Blasphemous

No es habitual que un juego exitoso, aunque sea de un estudio independiente y de estilo retro se base en la cultura española. Esto ya de por sí nos pica la curiosidad, pero si le sumamos un género carismático (metroidvania), una factura audiovisual original e impecable y una jugabilidad retadora estamos ante un título al que hay que echarle un ojo, teniendo en cuenta claro está, que no es para todo el mundo.

Blasphemous es un juego indie desarrollado por el estudio sevillano “The Game Kitchen”, de Sevilla. Conocidos por otro gran título retro: The Last Door. Una aventura gráfica point&click de terror, que cosechó mucho éxito por su excelente ambientación y su aroma a SCUMM.

Pues bien, estos chicos sevillanos presentaron su proyecto “Blasphemous” en 2017 y lo sometieron a una campaña de crowdfunding en Kickstarter con tal éxito que recaudaron más de 300.000 USD. Ahora podemos disfrutar el juego en copia digital para PC, PS4, PS4, Xbox One y Nintendo Switch.

PEREGRINACIÓN

Blasphemous es un arcade-plataformas en 2 dimensiones de scroll lateral ambientado en una tierra medieval que recuerda mucho a la España negra de los cuadros de Goya y del Greco. Una tierra oscura, pobre, maldita rodeada de superstición y tormento pero a la vez bella y fascinante.

El juego no te expone el hilo argumental de forma clara sino que te va dosificando la historia con pequeñas píldoras a través de diálogos con personajes o notas asociadas objetos, siempre de forma muy críptica, lo cual contribuye a darle un aire misterioso. Al parecer una maldición que nombran como “El Milagro” ha caído sobre esta tierra, llamada Cvstodia. Tú eres “El penitente”, has sobrevivido a una misteriosa masacre y tu penitencia es el silencio. Ahora debes purgar tus pecados utilizando tu espada llamada “Mea Culpa” y realizando una peregrinación llena de peligros.

Como podéis ir intuyendo mucho del lenguaje y de la simbología, arte y diseño del juego se inspira en el catolicismo, y más concretamente en la imagenería y tradiciones españolas, pero les da una vuelta para hacerlas más retorcidas. Y es que estamos ante una historia de fantasía oscura, sangrienta y terrorífica. Si habéis leído mangas como Berserk, o habeis jugado al Dark Souls, os podreis hacer una idea. No es un juego para gente sensible con la violencia ni con el tema religioso.

No obstante, por si hay alguien que ya de por sí ataca este juego por meterse en estas cuestiones hay que decir dos cosas: primero que ya el propio arte católico está lleno de historias e imágenes a veces muy duras y segundo que la intención de los creadores de Blasphemous no es en ningún momento ofender ni siquiera criticar el catolicismo. Solo utilizan esta temática de fondo, conjuntamente con otras expresiones artísticas españolas como la música, el arte, las leyendas para hacer un juego de acción, sin mayores pretensiones.

MECÁNICA MEDIEVAL OSCVRA

Blasphemous es un juego que se encuadra perfectamente en un sub-género llamado metroidvania, aunque con sus especificidades.

Los metroidvania juegos de plataformas/arcade normalmente en dos dimensiones con un desarrollo no lineal. Es decir, la característica que les define es que el mapeado no es lineal y aunque tienen un inicio y un final, las fases intermedias se dispersan en muchos caminos. El jugador en su avance llegará un momento en el que no podrá pasar a la siguiente pantalla porque necesitará un objeto o una habilidad que todavía no ha logrado y que puede estar en la otra punta o en otra ruta, por lo que le tocará volver hacia atrás, desandar lo andado y buscarlo o ganárselo para poder avanzar. Los mapas de estos juegos son por tanto extremadamente enrevesados. Juegos de este sub-género son los Metroid antiguos o el Castlevania: Symphony of the Night.

Por tanto, Blasphemous es un juego de acción-plataformas de avance lateral pero con mapeado no lineal, con ciertas dosis de RPG (habrá que buscar/usar objetos y potenciadores) y altas dosis de habilidad y prueba-error. Pues estamos ante un juego MUY DÍFICIL. Cualquier caída – pincho es muerte y los enemigos curten muchísimo, incluso los masilla. Hay muy pocos puntos de salvado (y restauración de vida, altares) repartidos por el mapa y cada muerte te quita un trozo de la barra de “magias” que no recuperas a no ser que vuelvas donde has muerto y cargues con la pena que has dejado en este mundo. Es un mundo duro y peligroso.

El Penitente va equipado con una espada con la que puede atacar o defenderse. Por otro lado puedes saltar, agarrarte a paredes y hacer un deslizamiento con el que traspasas los enemigos (“esquiva”). Pero esas son las habilidades básicas porque las podrás mejorar o ampliar.

Dispones de una barra de vida, que se puede recuperar a medias si te bebes un “matraz”. El problema es que solo tienes dos matraces al principio. Por otro lado tienes una barra de magias, (aquí llamado “fervor”), que te permite usar habilidades potenciadas. Esta barra es la que decrece cada vez que te matan.

EL PENITENTE Y SUS COSAS

El Penitente tiene un inventario, que en este caso es muy particular porque se basa también en conceptos católicos. Podremos trabajar con los siguientes objetos, que encontraremos por el mapa o se nos darán por personajes:

  • Cuentas de rosario: Son objetos que mejoran las habilidades del Penitente (defensa, ataque, …). Mejoras pasivas
  • Reliquias: Objetos “santificados”. Puedes combinar hasta tres a la vez y alteran tu percepción del mundo. Por ejemplo hay uno que si lo equipas puedes escuchar a los cadáveres que hay repartidos por el mundo y te dicen cosas interesantes (sí, este juego tiene detallitos muy chulos).
  • Objetos clave: Se los das a NPCs y te dan otro tipo de objetos a cambio.
  • Corazones de mea culpa: Te sirven para reforzar una habilidad a cambio de empeorar otra. Son opcionales.
  • Rezos/plegarias: Los equipas y utilizas con un botón del mando. Son magias activas
  • Coleccionables: Objetos con leyenda que no te dicen, de momento para que valen y vas dejando en una sala misteriosa del mapa.

Aparte de todo esto, como ya hemos dicho hay un árbol de habilidades que podrás ir desbloqueando pero para ello necesitas puntos (“lágrima de enmienda”, que son el 8 símbolo de Sevilla) que vas ganando al matar enemigos o avanzar de pantalla. La faena, este árbol solo podrás utilizarlo en determinados puntos del mapa que lo más seguro es que te pillen a tomar por saco de donde estas.

ARTE ESPAÑOL Y MUCHO ESPAÑOL

Está claro que el arte es uno de los puntos fuertes del juego. Si no sería otro juego retro indie más. Es el primer juego -que conozco- de este tipo que se inspira en el arte español y además en su parte más hardcore (Pixel Art Barroco Goyesco Español)

Empezando por la música que me ha fascinado, creada por Carlos Viola, que bebe de muchas influencias de música española (flamenco, copla, música de semana santa…) y le da un ambientación excepcional al juego.

Lo que más llama la atención es el diseño totalmente surrealista de los enemigos, por lo impactante y perturbador que es y por basarse en la historia o arte español. No obstante, aunque esto es original y destacable a mi lo que mas me ha gustado es el diseño de escenarios. Eso de ir por el típico pueblo medieval pero encontrarte de repente con una iglesia que es clavada a la de tu pueblo o paisajes muy reconocibles de esta nuestra España. Luego son muchos detalles, mucho de ornamentación religiosa, pero también dicen que se han basado en leyendas andaluzas, paisajes típicos de España con su variedad: pueblos, campos, iglesias, montañas, etc…un auténtico lujo el poder disfrutar de un juego retro de calidad que se inspira en el arte de tu país, algo desgraciadamente poco explotado. En este sentido un 10.

CULPAS Y PENAS

  • Se trata de un juego indie y como tal no está muy fino en el funcionamiento de ciertos movimientos/magias del Penitente y sus interacciones con el escenario. A veces falla o no está a la perfección, lo cual te puede pasar factura en las batallas.
  • Es bastante frustrante el morir por fallar a la hora de soltar o agarrarte y tener que volver al último altar. Se entiende que es la mecánica del juego, pero es muy cruel. Podrían haber incluido la oportunidad de doble salto si caes a pinchos o un selector de dificultad.
  • Hay narración y personajes con voz pero no está doblado a español (solo textos).
  • Los escenarios te seducen mucho al principio, pero al ser un juego en el que hay que volver constantemente hacia atrás se pueden hacer algo pesadetes.
  • Es fácil perderse/no entender la argumentación tan críptica que te da el lore y los personajes, aunque esto seguramente es buscado.

DESTACA

  • Diseño de niveles y el mapeado con zonas ocultas.
  • Animaciones pixelart de calidad, tanto en escenas cinemáticas, como sprites y escenarios. Diseño de enemigos original y en ocasiones perturbador
  • Ambientación excepcional, oscura y barroca para un juego retro clásico.
  • Atención al detalle (misiones secundarias, secretos, personajes…)

GÉLIDA CONCLUSIÓN

BLASPHEMOUS es un satisfactorio juego tipo metroidvania con la original condición de inspirarse en parte del arte español (barroco-surrealista) y la simbología católica de una forma retorcida. Por su originalidad, dificultad y buena factura es recomendable para amantes de los retos, de los juegos difíciles que requieren intentarlo mil veces para pasar de pantalla. Por su temática oscura y violenta – y blasfema- no es apto para mentes sensibles o recatadas. En definitiva, como juego indie desarrollado en Sevilla se puede considerar todo un éxito y algo de lo que sentirnos orgullosos como españoles.

DATVM

Disponible en PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch.
PEGI 18 (Violencia, gore)
Género: Metroidvania (acción-plataformas-RPG 2D scroll lateral no lineal)
1 jugador
Textos en español. Doblaje en inglés.
Precio: Alrededor de 24€
Web oficial: http://blasphemousgame.com/

Podéis escuchar nuestro análisis en el programa 10×03 tras la introducción y los mensajes de redes sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.