Microsoft detalla las especificaciones de Xbox Series X

Resultado de imagen de Xbox Series XMicrosoft ha desvelado las especificaciones técnicas y componentes internos de Xbox Series X, así como detalles sobre las innovaciones que impulsarán la próxima generación de consolas, como DirectX Raytracing acelerado por hardware, Variable Rate Shading, Dynamic Latency Input y más.

Aunque el texto original está en inglés, cortesía de Vandal y de su redactor Saúl González, podemos tener las características en castellano:

Comenzando por lo esencial, Microsoft apunta que uno de los objetivos de Xbox Series X es que los juegos tengan un rendimiento de resolución 4K y 60 fps, con posibilidad de aumentar esta tasa de imágenes por segundo hasta los 120 en algunos casos. Para ello ya sabemos que el corazón de la consola será un SoC de AMD con procesador Ryzen (arquitectura Zen 2) y gráfica Navi (arquitectura RDNA 2)todo ello bajo un proceso de fabricación en 7nm. Este corazón además estará acompañado de los siguientes componentes y/o características:

  • Procesador: AMD Zen 2 personalizado con 8 núcleos @ 3,8 GHz (3,66 GHz w/ SMT)
  • Tarjeta gráfica: AMD personalizada RDNA 2 con 12 TFLOPS, 52 CUs @ 1,825 GHz
  • Tamaño de la pastilla: 360,45 mm2
  • Proceso de fabricación: 7 nm mejorados
  • Memoria: 16 GB GDDR6 con 320 mb bus
  • Ancho de banda de la memoria: 10 GB @ 560 GB/s y 6 GB @ 336 GB/s
  • Almacenamiento interno: Unidad SSD NVME de 1 TB personalizada
  • Rendimiento I/O: 2,4 GB/s (Raw), 4,8 GB/s Comprimido con bloque de decompresión de hardware personalizado)
  • Expansión de almacenamiento: 1 TB de tarjeta de expansión
  • Soporte para unidades HDD externas USB 3.2
  • Lector de discos 4K UHD Blu-Ray
  • Objetivo de rendimiento: 4K @ 60 fps, hasta 120 fps

Una de las grandes incógnitas de la nueva generación de acaba de desvelar, su capacidad de almacenamiento, que en el caso de la nueva Xbox será de 1 TB, al que podrás sumar otro más mediante su memoria ampliable. En Xbox Series X la memoria será SSD, más rápida y más cara que los tradicionales discos duros, por lo que había cierta expectación por conocer su almacenamiento, que será igual de grande que el de Xbox One X. También podremos utilizar discos duros externos, pero solo serán compatibles con los juegos retrocompatibles, ya que para aprovechar las características de Xbox Series X tendrán que estar instalados en los discos SSD.

“El procesador es el cerebro de nuestra nueva consola y la gráfica es el corazón, pero la Xbox Velocity Architecture es el alma“. Así de contundente habla Andrew Goossen, uno de los principales responsables de Xbox Series X, sobre la nueva arquitectura Xbox Velocity que estrenan con su consola next-gen.

Xbox Velocity es una arquitectura con una estrecha integración entre hardware y software optimizada expresamente para transmitir recursos en los videojuegos, algo que permitirá a los desarrolladores tener acceso inmediato a 100 GB de materiales en juego, lo que beneficiará sobre todo a los grandes mundos abiertos de títulos como Assassin’s Creed Odyssey o Red Dead Redemption 2. Tal y como explica la propia Microsoft, “los mundos abiertos de alta fidelidad requieren un incremento masivo en poder de procesamiento y la capacidad para transmitir materiales de forma extremadamente rápida para no romper la inmersión”, comenta la propia Microsoft mientras nos pone el ejemplo de los largos pasillos o los viajes que duran más de lo debido en un ascensor como forma de disimular en el pasado los procesos de carga en los videojuegos.

Gracias a Xbox Velocity Architecture los “desarrolladores también podrán eliminar los tiempos de carga entre niveles o crear sistemas de viaje rápido que serán solo eso, rápidos”.

Xbox Series X: Estas son sus especificaciones técnicas, promete jugar a 4K y 60fps Imagen 3

Adiós a la latencia… o casi

Relacionado con la velocidad, otro punto esencial de Xbox Series X es la latencia o, más bien, en reducirla al mínimo posible. Con este objetivo, el equipo de Xbox ha analizado “todo canal de entrada, desde los controles hasta la consola y desde la consola hasta la pantalla” para identificar toda aquel oportunidad que tuvieran para reducir aún más la latencia.

En este sentido han utilizado la nueva Entrada de latencia dinámica (DLI) de la que ya nos hablaron anteriormente, así como la frecuencia de actualización variable o el modo de latencia bajo automático. Todos aspectos ya conocidos de la consola que, de forma individual no tienen una gran repercusión pero que, cuando las juntamos todas, podemos vivir una experiencia mucho más reactiva.

Xbox Series X: Estas son sus especificaciones técnicas, promete jugar a 4K y 60fps Imagen 4

Un nuevo sistema de refrigeración para mantener una buena temperatura

Algo crucial en las consolas y, en general, en todo hardware que se precie es tener una temperatura óptima para un mejor rendimiento y también para alargar su vida útil. Microsoft, en los nuevos detalles de Xbox Series X, también nos muestra como va a trabajar su sistema de refrigeración, con algunos aspectos muy interesantes en una consola, como una placa base dividida para separar sus componentes y ayudar al control de las temperaturas de los mismos o una solución de cámara de vapor para mantener refrigerado el SoC.

Xbox Series X también cuenta con varias tomas de aire que se encargan de recoger aire frío del exterior por uno de sus extremos para, posteriormente, expulsar el caliente por el otro lado (de abajo a arriba o de forma lateral, dependiendo de la colocación de la consola). Además, Microsoft promete que los ventiladores de la consola son silenciosos, manteniendo frescos los componentes internos de la consola sin molestarnos con ruido durante nuestras partidas.”

También es reseñable el excelente reportaje de Digital Foundry y la traducción de Josep Maria Sempere:

No es un PC en formato minitorre. De verdad, no lo es. Hemos pasado un tiempo con la Xbox Series X en el campus de Redmond de Microsoft y también la hemos puesto al lado de una Xbox One X, y aunque está claro que Microsoft ha cambiado radicalmente de formato para su nueva consola, sigue siendo un diseño para el salón. Es simplemente distinto y tiene más puertos de lo que estamos acostumbrados. Pero lo importante es que sigue siendo una consola.

El diseño de Series X es básicamente una consecuencia de los objetivos de rendimiento, al ser una máquina pensada para operar con velocidades de reloj fijas que, al menos para una consola doméstica, resultan inéditas. Una consola nunca ha tenido una CPU que funcionase a 3.8GHz. Nunca hemos visto una consola cuya GPU funcionase a velocidades que igualan a las frecuencias de una tarjeta gráfica de PC. Y a eso hay que sumarle, además, otro objetivo clave en el diseño: alejarse de las fluctuantes “velocidades boost” de los componentes de PC y dispositivos móviles para ofrecer, en su lugar, un rendimiento de gama alta son una consistencia sólida como una roca.

Empecemos con un vídeo en el que podéis ver las impresiones del equipo de Digital Foundry, las comparaciones y la conclusión de que Series X tiene un tamaño sorprendentemente similar al que tienen dos GameCubes (con el GBA Player), una encima de la otra. En el vídeo también se puede apreciar el diseño supercompacto de la nueva consola, el cual recuerda un poco al del Mac Pro de 2013. El aire se introduce a partir de la parte inferior de la máquina, se transporta por los componentes interiores y se expulsa por arriba, disipado por un ventilador de 130mm.

Resultado de imagen de Xbox Series X

Pero es la parte interna la que me parece más fascinante. Series X tiene dos placas madre, una de ellas para el procesador principal y otra para la interfaz de memoria de 320 bits y los diez módulos de memoria GDDR6. Estas dos placas se montan a los lados de una pieza sólida de aluminio, y un pesado disipador de calor compuesto por una cámara de vapor de cobre y un disipador de aluminio se une al SoC. Otros componentes importantes, como la fuente de alimentación o el Blu-ray 4K UHD se colocan antes que el ventilador axial (con un pequeño easter egg del Jefe Maestro en uno de los lados), el cual se sitúa encima. Todo esto luego se desliza dentro de la carcasa y finalmente se coloca el panel trasero.

Resultado de imagen de Xbox Series X

Ahora mismo no sabemos cuál es el consumo que tiene Series X mientras juegas, y aunque el procesador utiliza una versión mejorada y mucho más eficiente del nodo a 7nm de TSMC, las velocidades de reloj y los componentes – por no mencionar el formato y diseño necesario para disipar el calor – implicar que será una máquina bastante exigente en ese sentido. La única indicación que tenemos de un posible incremento en el consumo (y, para ser claros, es solo una implicación) son las especificaciones de la fuente de alimentación integrada.

Resultado de imagen de Xbox Series X

El módulo PSU que vimos en Series X (el cual insistimos en que podría no ser el final) era compatible con multivoltaje y tiene unas especificaciones para 50Hz de 200-220v a 2.2A frente a los 200-220v a 1.3A de Xbox One X. Esto es más o menos un incremento energético de alrededor del setenta por ciento. No es ni de lejos una comparación concluyente, pero sí nos da una idea de las exigencias que tenía el equipo de diseño y por qué era necesario un nuevo formato.

Xbox Series X Xbox One X Xbox One S
Dimensiones 15.1cm x 15.1cm x 30.1cm 30cm x 24cm x 6cm 29.5cm x 23cm x 6.5cm
Volumen total 6.86 litros 4.32 litros 4.41 litros
Peso 4.45kg 3.69kg 2.90kg
Puertos: Salida HDMI 2.1, 3x USB 3.2, puerto de red, slot de ampliación de almacenamiento, conector de electricidad Salida HDMI 2.0b, entrada HDMI 1.4, 3x USB 3.2, audio Toslink, IR, Gigabit Ethernet, conector de electricidad Salida HDMI 2.0a, entrada HDMI 1.4, 3x USB 3.2, audio Toslink, IR, Gigabit Ethernet, conector de electricidad
Lector óptico: 4K UHD Blu-ray 4K UHD Blu-ray 4K UHD Blu-ray

Un par de observaciones más. Primero, puede que tengáis la impresión a partir del teaser mostrado durante los The Game Awards que la parte superior de Series X tiene algún tipo de iluminación LED verde, pero no es el caso: se trata simplemente de una pieza de plástico situada entre el ventilador y los componentes internos. Segundo, la parte posterior de la unidad final es más o menos igual que el prototipo que se filtró hace un tiempo, con una importante excepción: la salida de audio digital Toslink ha desaparecido. Desde nuestro punto de vista es una pena, porque limita la compatibilidad con hardware de sonido únicamente HDMI, dejando atrás muchos sistemas de home cinema.

Hay otra cosa que nos gustaría compartir de nuestra visita a Microsoft: el kit de desarrollo. Ha habido algunas filtraciones del devkit de PlayStation 5, pero nada sobre su equivalente para Series X. Puede que esto se explique por una distribución más tardía del mismo, pero también está el hecho de que el devkit de Series X es sorprendentemente similar al de Xbox One X, tanto que es posible que los leakers ni siquiera se diesen cuenta de que estaban viendo un hardware distinto. Si los ves uno junto al otro, más allá de las tonalidades de gris el devkit de Series X es un poquito más alto y tiene una disposición diferente de los puertos, pero por lo demás es igual. Hacer que el nuevo devkit sea tan parecido al anterior es una buena forma de conseguir que el nuevo hardware sea anónimo.

Resultado de imagen de Xbox Series X

Poder ver la nueva consola en funcionamiento en las oficinas principales de Microsoft con una variedad de demos técnicas ha sido una experiencia fascinante, como también lo han sido las presentaciones sobre el diseño industrial de Xbox Series X. Y esto es solo un primer vistazo a más información que os iremos trayendo próximamente.”

Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a la comunidad de jugones por facilitarnos tanto el trabajo, de corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha Captcha Reload

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.